Proceso por el cual se aislan ciertos componentes de la sangre como las plaquetas o los glóbulos rojos y se devuelve el resto de la sangre al donante. Esto permite que uno o más componentes sanguíneos sean específicamente recogidos y aislados del total de la sangre para su posterior uso terapéutico.


Este artículo fue modificado por última vez  29.01.2007