Alteración bastante común por acumulación y depósito de colesterol y lípidos en la pared arterial formando placas; da lugar a un aumento de la rigidez de los vasos sanguíneos y puede causar disminuciones de la luz de estos, dificultándose por tanto el flujo sanguíneo. La aterosclerosis también se asocia a hipertensión, obesidad, diabetes y otras alteraciones metabólicas. En algunos casos, es necesario intervenir quirúrgicamente sobre ciertos segmentos arteriales ocluidos (colocando un "bypass" coronario, tras un infarto). La medidas preventivas incluyen: abandono del tabaco, dieta pobre en grasas, ejercicio físico y evitar el estrés.


Este artículo fue modificado por última vez  19.03.2007