Ajustar, con la mayor exactitud posible, la lectura de un instrumento de medida para asegurar que da una respuesta correcta; el ajuste se basa en la medición de una o más sustancias llamadas estándares (o calibradores).


Este artículo fue modificado por última vez  29.11.2009