Condición o enfermedad que continúa o persiste durante un período de tiempo prolongado, y que puede o no resolverse con tratamiento. Es opuesto a agudo.

Este artículo fue modificado por última vez  12.10.2014