Presencia o crecimiento de bacterias en el organismo. En estos casos, los individuos afectados, aunque no siempre desarrollan una infección, pueden transmitir las bacterias a otros, en los que también pueden causar enfermedad.  


Este artículo fue modificado por última vez  11.10.2014