Pérdida extrema de agua de los tejidos corporales, a menudo acompañada de desequilibrio del sodio, potasio, cloro y otros electrolitos del organismo. La deshidratación se puede producir en la diarrea prolongada, vómitos o mucha transpiración y a menudo se centra en la infancia y la adolescencia. Los sintomas incluyen sed, sequedad de piel, labios agrietados y lengua seca. El tratamiento, delicado, incluye la recuperacion de agua y de los electrolitos a través de la ingesta adecuada de líquidos o la administración endovenosa de agua y sales.


Este artículo fue modificado por última vez  26.02.2007