Sustancias grasas, entre las que se incluyen aceites, ceras, esteroides y triglicéridos. Los lípidos se almacenan fácilmente en el organismo y los triglicéridos constituyen una fuente de energía. Algunos de ellos (como el colesterol y los fosfolípidos) son elementos constitutivos importantes de estructuras celulares y participan en múltiples funciones biológicas. Los lípidos pueden combinarse con otros compuestos formando así complejos como lipoproteínas, fosfolípidos y glucolípidos.


Este artículo fue modificado por última vez  02.11.2014