Infección grave en la que organismos patógenos circulan por la sangre debido a una diseminación desde un lugar específico. Los síntomas incluyen, entre otros, fiebre y escalofríos. Se trata con antibióticos.


Este artículo fue modificado por última vez  26.02.2007