Hematíes (eritrocitos) con forma anómala a los que les faltan porciones semicirculares en los márgenes, por lo que parece que estén mordidos y de ahí su nombre. Estas "mordeduras" son debidas a la presencia de una hemoglobina anómala (desnaturalizada); en el bazo, unas células específicas conocidas como macrófagos intentan eliminar la hemoglobina anómala de los hematíes. La deficiencia de G6PDH constituye una causa frecuente de esta anomalía morfológica, que puede detectarse al realizar una extensión de sangre.


Este artículo fue modificado por última vez  12.04.2015