Originado o producido en un órgano, tejido o célula del organismo. Se suele emplear para distinguir entre una fuente interna y una externa de una sustancia, como insulina o testosterona.


Este artículo fue modificado por última vez  07.06.2015