1.- El uso más frecuente del término es para referirse a un trastorno óseo en el que los huesos se forman y se descomponen en exceso, lo que conlleva la formación de unos huesos débiles. Este trastorno puede causar dolor óseo, deformación de los huesos, artritis, y la presencia de numerosas fracturas.

2.- Otros usos menos frecuentes del término se refieren a formas raras de cáncer que afectan al pezón de la mama, o la piel de otras zonas como la región perianal, el pene o la vulva (también llamados extramamarios).


Este artículo fue modificado por última vez  27.12.2014