Defecto de nacimiento en el que los huesos de la columna no se cierran alrededor de la médula espinal (la continuación del tejido cerebral que normalmente se encuentra rodeada por los huesos de la columna). Esta abertura puede estar cubierta por la piel (también llamada espina bífida oculta), en cuyo caso pueden no presentarse síntomas o pueden ser muy leves. En otros casos, la piel no cubre el defecto, provocando que la médula espinal y las membranas que la recubren (meninges) sobresalgan a través de la piel (meningocele), o en algunos casos llegando a la ruptura, quedando expuesta la médula espinal (mielomeningocele). Estos dos últimos casos pueden causar graves daños a los nervios de las piernas y de la parte inferior del abdomen, causado parálisis y disfunción del intestino y la vejiga.


Este artículo fue modificado por última vez  25.10.2015