Situación caracterizada por un aumento excesivo de la producción de PTH (hormona paratiroidea). La PTH regula los niveles de calcio y fosfato (fósforo) en sangre y los de calcio en hueso; se sintetiza en las glándulas paratiroides. En el hiperparatiroidismo primario existe en sangre un aumento de la concentración de calcio y una disminución de fosfato, y pueden ocasionalmente formarse piedras en los riñones. El hiperparatiroidismo secundario se desarrolla por la existencia de unos niveles bajos de calcio o de vitamina D, o por aumento de los niveles de fosfato; suele ser consecuencia de una enfermedad renal crónica. Cualquiera de estas fomas de hiperparatiroidismo puede provocar osteoporosis o dolor óseo.


Este artículo fue modificado por última vez  28.06.2015