Tiempo transcurrido entre la exposición a un agente infeccioso, como un virus, y la aparición de los síntomas de la enfermedad.


Este artículo fue modificado por última vez  11.10.2014