También conocida como: Prueba funcional

Una prueba funcional es útil para determinar si una sustancia específica está o no desarrollando su función biológica en el organismo, y en qué medida. Esta prueba se emplea para conocer hasta qué punto un factor de la coagulación ejerce correctamente su función en el contexto de la cascada de la coagulación. Por ejemplo, el fibrinógeno puede estar presente en cantidad adecuada pero en caso de que no funcione adecuadamente, se puede alterar el proceso de la coagulación. Una prueba o estudio funcional también permite determinar el nivel de actividad de hormonas y enzimas.


Este artículo fue modificado por última vez  28.06.2015