En el laboratorio clínico:

1.- La capacidad de una prueba para identificar correctamente aquellos individuos que presentan una enfermedad o trastorno;

2.- La capacidad de una prueba para detectar pequeñas cantidades de una sustancia o para medir una reacción.


Este artículo fue modificado por última vez  27.12.2014