El alzhéimer no se puede curar, pero sí retrasar


El alzhéimer, la demencia más común en el mundo, afecta a más de 800.000 españoles y no se puede evitar pero al menos es posible retrasar sus consecuencias. En ese sentido, los estudios al respecto establecen cinco hábitos básicos para envejecer saludablemente y retrasar su aparición que se recomienda poner en práctica, al menos, un par de décadas antes de cumplir los 65.
Estos hábitos son:
Alzheimer
  • Comer sano

  • Ejercitar cuerpo y mente

  • Tener una vida social activa

  • No fumar

  • Controlar los niveles de colesterol

Una vez instaurada la enfermedad, es decir, cuando la proteína mieloide ya se encuentra en el cebebro, es aconsejable aplicar estos consejos de forma intensa, teniendo en cuenta que no benefician únicamente al cerebro, sino también al corazón y al estado anímico. Diversos estudios han determinado que estas prácticas se asociarían a una disminución del riesgo.

Los expertos afirman, además, que la dieta mediterránea influye positivamente en la disminución del riesgo cardiovascular, controlándose adecuadamente la diabtetes y la hipertensión.

Una vez la enfermedad está instaurada se aconseja continuar con las tareas domésticas y la vida activa procurando que la persona se entretenga y se sienta útil.

El alzhéimer tiene un componente genético y hereditario y por ello es aconsejable un seguimiento previo especialmente con aquellas personas que tengan antecedentes familiares.


Enlaces

https://mejorconsalud.com/5-consejos-para-prevenir-la-enfermedad-de-alzheimer/


Este artículo fue modificado por última vez  02.10.2017