El riesgo de padecer una enfermedad crónica podría predecirse mediante análisis rutinarios de sangre


Un estudio realizado por investigadores del Intermountain Medical Center Heart Institute en pacientes de asistencia primaria demuestra que, combinando los resultados de pruebas incluidas en los análisis de sangre de rutina con la edad, se puede calcular un índice que establece el riesgo de padecer una enfermedad crónica en el futuro.

Este índice de riesgo se denomina ICHRON (Intermountain Chronic Disease Risk Score) y puede predecir la aparición de las enfermedades crónicas más comunes  − diabetes, insuficiencia renal, insuficiencia cardiaca, enfermedad coronaria, infarto, enfermedad vascular periférica, fibrilación auricular, ictus, demencia y enfermedad pulmonar obstructiva crónica − en los siguientes 3 años.

Según los autores, el índice ICHRON tiene una precisión del 77-78% a la hora de identificar a los pacientes que serán diagnosticados de enfermedad crónica en los 3 años posteriores. Además, este índice se calcula en base a datos fácilmente obtenibles y económicos, ya que forman parte del perfil habitual de pruebas de un análisis de sangre de rutina. El cálculo de ICHRON puede así ser fácilmente incluido en proceso clínico.

Las enfermedades crónicas constituyen la principal causa de muerte e incapacidad de los ciudadanos adultos de los países desarrollados. Afectan a más del 40% de los mayores de edad y su prevalencia está en aumento. El tratamiento de las enfermedades crónicas supone más del 80% del gasto sanitario en esos países. De ahí la importancia de un índice de este tipo, que permitiría establecer una atención clínica personalizada en función del grado de riesgo de desarrollar una enfermedad crónica.

Ichron

Este estudio fue realizado por la Dra. May y su equipo sobre una población compuesta por pacientes de atención primaria, de ambos sexos y sin antecedentes de enfermedad crónica. El índice ICHRON se desarrolló en base a los datos obtenidos en esta población y luego se probó en otra población de pacientes de atención primaria independiente de la primera. Los resultados de este estudio se presentaron en la 66 Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología que tuvo lugar el 17 de marzo de este año en Washington D.C.

La probabilidad de ser diagnosticado de enfermedad crónica en los 3 años posteriores al cálculo del índice ICHRON fue (respecto de la probabilidad en individuos con ICHRON bajo):

  • ICHRON moderado: 3 veces superior en el caso de las mujeres y 5,6 veces superior en el caso de los varones.

  • ICHRON alto: 11 veces superior en el caso de las mujeres y 14 veces superior en el caso de los varones.

Los principales beneficios de la utilización de este índice serían:

  • Los pacientes podrían disfrutar de vidas más sanas evitando, o aprendiendo a manejar adecuadamente, las enfermedades crónicas.

  • Serían más capaces de evitar complicaciones más graves derivadas de patologías no tratadas, como por ejemplo infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares por hipertensión o diabetes no controladas.

  • Se reducirían los gastos sanitarios. Es mucho más barato ayudar a los pacientes a mejorar su estilo de vida que a tratar las enfermedades crónicas. ICHRON se calcula con datos de la historia clínica electrónica de bajo coste.

Todo esto sin contar con los beneficios físicos y emocionales que se derivan de un estilo de vida más saludable.

Enlaces

May et al. Routine Blood Tests Can Help Measure a Patient’s Future Risk for Chronic Disease. http://bit.ly/2nDlAM7.


Este artículo fue modificado por última vez  08.05.2017