También conocido como: HBP, hipertrofia prostática benigna

¿En qué consiste?

07 Hiperplasia benigna de prostata red

La hiperplasia benigna de próstata (HBP), también conocida como hipertrofia prostática benigna, consiste en un aumento de tamaño de la próstata, no canceroso. La próstata es una pequeña glándula que en los varones envuelve a la uretra y produce un fluido que forma parte del semen. A medida que el tamaño de la próstata aumenta, ésta va ejerciendo una presión sobre la uretra, ocasionando una disminución del flujo urinario, dificultades para iniciar la micción (emisión de orina), ganas frecuentes de orinar, y a veces, goteo al terminar de orinar. También puede ocasionar retenciones de orina, debilitando al músculo de la vejiga urinaria y aumentando el riesgo de desarrollar una infección del tracto urinario (ITU) o de formar cálculos renales (piedras en los riñones). En formas severas de HBP, la orina puede refluir y lesionar los riñones. Aunque es raro, puede darse el caso de que una HBP impida que el paciente pueda orinar, situación que requiere de atención médica inmediata. La HBP también puede repercutir sobre la capacidad sexual disminuyéndola y ocasionar orgasmos dolorosos e impotencia.

El tipo y la severidad de los síntomas puede variar con el tiempo e incluso de persona a persona. En muchos casos, la HBP no evoluciona y sólo causa pequeñas molestias; en otros, tiene consecuencias importantes sobre la calidad de vida del afectado. La frecuencia de la HBP aumenta con la edad. Se estima que aproximadamente un 50% de los varones presentará algún grado de HBP al alcanzar los 60 años de edad, y que este porcentaje puede ser del 90% a los 80 años de edad. Aunque la HBP no causa cáncer de próstata, podría darse el caso de que ambas enfermedades existieran simultáneamente.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  24.10.2016