También conocido como: Guerra biológica

¿En qué consiste?

Se conoce por agentes de bioterrorismo a materiales biológicos como bacterias, virus, hongos o toxinas que se utilizan deliberadamente para atentar contra la salud o matar. Pueden ser usados por terroristas tanto por el impacto psicológico que tienen sobre la población como por el hecho de que pueden causar la muerte; además son de fácil distribución y difíciles de detectar. Los agentes de bioterrorismo se han utilizado en acciones militares o bélicas durante miles de años. Ello ha supuesto la inmersión de flechas en toxinas, la contaminación de alimentos o de canalizaciones de agua con venenos, propagando así de forma deliberada infecciones mortales. Los agentes de bioterrorismo pueden introducirse en alimentos o agua y dispersarse en el aire; también se han introducido en los cultivos y cosechas y en el ganado, e incluso por correo postal como ocurrió en el año 2001.

Muchos de los agentes de bioterrorismo son sustancias naturales o microorganismos que normalmente ocasionan un número reducido de muertes por año o en cada brote periódico. Suelen penetrar en el organismo por inhalación, por ingestión, por contacto directo con mucosas de ojos y nariz o por cortes o lesiones de la piel.

Los agentes pueden ser manipulados previamente a ser usados como arma: se pueden concentrar, aerosolizar (se facilita su dispersión), potenciar su capacidad infectiva y/o hacerlos más resistentes a posibles tratamientos. Algunos agentes causan infecciones que se transmiten fácilmente de persona a persona y deben contenerse rápidamente, mientras que otros como el ántrax afectan típicamente a la persona que ha estado expuesta a ellos, aunque pueden causar la muerte si no se instaura un tratamiento con rapidez.

Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) clasifican los agentes de bioterrorismo en función del riesgo que suponen para la población. En la tabla que se expone a continuación se listan algunos ejemplos de agentes y toxinas.

Enfermedad Agente Tipo
Ántrax Bacillus anthracis Bacteria
Botulismo Toxina del Clostridium botulinum Toxina bacteriana
Plaga, Neumonía Yersinia pestis Bacteria
Viruela Variola major Virus
Tularemia Francisella tularensis Bacteria
Fiebres hemorrágicas víricas Arenavirus (Lassa, Machupo)
Bunyavirus (Congo-Crimean, Rift Valley)
Filovirus (Ebola, Marburg)
Virus
Brucelosis Brucella sp. Bacteria
Fiebre Q Coxiella burnetti Bacteria
Tifus Rickettsia prowazekii Bacteria
Muermo Burkholderia mallei Bacteria
Melioidosis Burkholderia pseudomallei Bacteria
Ricina (toxina) del Ricinus communis Toxina de semillas de Ricino
Encefalitis vírica

Encefalitis equina oriental
Encefalitis equina occidenta
Encefalitis equina venezolana

Virus

 

(Si desea más información acerca de agentes de bioterrorismo, acceda a este enlace).

Otros agentes de índole química o radioactiva pueden también ser utilizados con finalidades bioterroristas. Un caso conocido de utilización de agentes químicos por un grupo terrorista ocurrió en 1994 y 1995 en Japón, donde se liberó al aire gas sarín (efectos sobre el sistema nervioso), provocando 19 muertes y miles de hospitalizaciones. Un  ejemplo de agente radioactivo lo constituye el polonio 210, que en 2006 fue la causa de muerte del disidente ruso Alexander Litvinenko. Si desea más información, acceda a este enlace.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  21.06.2015