Factores de riesgo

La infección por el virus del papiloma humano (Papillomavirus o VPH) es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes. El VPH engloba un grupo de unos 200 virus que ocasionan la aparición de verrugas en muy distintas zonas del organismo, incluido el cuello del útero. Se considera que son más de 40 los tipos de VPH que afectan al tracto genital y que pueden propagarse fácilmente por contacto sexual directo de piel y mucosas. Prácticamente todos los cánceres de cuello de útero están causados por el VPH, si bien no todas las cepas de VPH ocasionan cáncer cevical. Algunos tipos de VPH causan verrugas no genitales y no se transmiten por vía sexual.

Las cepas cervicales de VPH se dividen en categorías de "alto riesgo" y de "bajo riesgo", en función de su asociación con el cáncer cervical. Las infecciones persistentes con cepas de VPH identificadas como de alto riesgo producen la mayor parte de cánceres de cuello de útero. Se considera de alto riesgo aproximadamente a una docena de cepas de VPH, como las cepas 16, 18, 33, 35 y 39, ya que se asocian a un riesgo mayor de desarrollar cáncer de cuello de útero y cáncer vaginal. Los tipos 16 y 18 de VPH ocasionan el 70% de todos los cánceres cervicales. Los tipos 6 y 11 de VPH ocasionan el 90% de todas las verrugas genitales, aunque estos tipos se consideran de bajo riesgo porque raramente se asocian a cáncer.

Las mujeres que empiezan muy pronto a tener relaciones sexuales, que tienen múltiples parejas, cuya pareja es muy promiscua o cuya pareja ha desarrollado un cáncer cervical presentan un mayor riesgo de contraer una infección por VPH. En una situación similar de elevado riesgo también se encuentran las mujeres infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o con SIDA, así como las mujeres con una inmunosupresión (sistema inmune suprimido o con disminución de su capacidad funcional). El tabaquismo provoca una inmunosupresión y puede ocasionar lesiones del ADN de las células del cérvix uterino, por lo que también podría aumentar el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer. El riesgo de desarrollar cáncer cervical en fumadoras es el doble del de no fumadoras.

SiguienteAnterior
Este artículo fue modificado por última vez  21.05.2017