Tratamiento

El tratamiento del cáncer cervical depende del estadio en que se encuentra. Si el cáncer está limitado a la superficie cervical o a la parte más interior del cuello uterino, entonces se puede extirpar quirúrgicamente la parte de tejido con las células anómalas; también puede tratarse con crioterapia (destrucción del tejido por frío) o con tecnología láser.

Los cánceres cervicales más invasivos requieren un tratamiento quirúrgico más agresivo, eliminando el útero en su totalidad (histerectomía) y posibles órganos afectados, combinándose posteriormente con un tratamiento radioterápico y/o quimioterápico encaminado a destruir cualquier célula cancerosa que haya podido quedar.

Como los métodos de detección, los tipos de tratamiento y los medicamentos están evolucionando constantemente, es conveniente hablar con el médico (ginecólogo y oncólogo) para discutir la opción terapéutica que más se ajusta a la situación de cada afectada. En función del diagnóstico, a la mujer le puede interesar que se la incluya en un ensayo clínico.

SiguienteAnterior
Este artículo fue modificado por última vez  21.05.2017