También conocido como: Cáncer colorrectal

¿En qué consiste?

El cáncer de colon consiste en un crecimiento descontrolado de células anómalas en alguna de las estructuras que componen el colon. El colon mide aproximadamente un metro y medio de largo y representa la mayor parte del intestino grueso. El colon forma parte del tracto gastrointestinal estando situado a continuación del intestino delgado y antes del recto. El colon es responsable de la absorción de agua, vitaminas y minerales desde el tracto intestinal hacia la sangre. También contribuye a la mezcla de los distintos compuestos del contenido intestinal, formando las heces y permitiendo que el organismo se desprenda a través de ellas del material no digerido.

A veces se hace referencia a los cánceres de colon y de recto de manera conjunta con el nombre de cáncer colorrectal; en este artículo se hará referencia a estos cánceres como "cáncer de colon". Si se consideran conjuntamente, estos cánceres son los que presentan la mayor incidencia en adultos, aunque no son los que se asocian a mayor mortalidad.

En el colon existen glándulas productoras de moco que permiten lubricar la superficie interna del colon y del recto. Aproximadamente un 95% de los cánceres colorrectales son adenocarcinomas y se originan en las células de esas glándulas. En muchas ocasiones, el cáncer colorrectal empieza con el desarrollo de pólipos benignos (crecimiento en forma de dedo que sobresale hacia la cavidad intestinal). Estos pólipos benignos son relativamente frecuentes en individuos mayores de 50 años de edad. Sin embargo, en algunas ocasiones, estos pólipos pueden malignizar (se vuelven cancerosos) y pueden invadir estructuras del colon todavía intactas diseminándose además hacia otras partes del organismo (metástasis). Los tumores pueden crear obstrucciones intestinales y por tanto, impedir una evacuación intestinal normal.

La American Cancer Society (ACS) estima que el riesgo de desarrollar cáncer de colon es del 5%. No obstante, en los últimos 20 años, la tasa de cáncer de colon ha disminuido significativamente. Seguramente se explica por varios factores: 1) mejoría en los programas de cribado que ha permitido por una parte eliminar pólipos precancerosos, evitando así el desarrollo del cáncer y por otra detectar cánceres en estados iniciales. Todo ello ha contribuido a la disminución de las muertes atribuibles a este tipo de cáncer.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  20.02.2016