¿En qué consiste?

La fibromialgia es un síndrome asociado a dolor generalizado, crónico e incapacitante. Las personas con fibromialgia padecen dolor muscular y también en cuello, espalda y hombros. Duermen mal y cuando se levantan o después de estar sentados períodos largos de tiempo, están anquilosados durante un rato. La intensidad y localización del dolor y el grado de fatiga puede variar día a día y empeorar en situaciones de exceso de ejercicio o de estrés. Aunque se habla poco de ella, la fibromialgia es un trastorno relativamente común que afecta más a mujeres que a varones, incidiendo principalmente en personas de mediana edad. Se estima que, en un día normal, aproximadamente el 5% de las personas que se encuentran en una sala de espera de una consulta médica, están afectadas de fibromialgia. Para muchos reumatólogos (médicos especialistas en enfermedades reumáticas) es el segundo o tercer trastorno más diagnosticado.

El dolor, la fatiga y otros muchos síntomas asociados a la fibromialgia pueden provocar frustración tanto en el paciente como en el médico. Estos síntomas deprimen al paciente aunque no causan inflamación o daño visible en los tejidos afectados. El dolor y los síntomas van y vienen aunque no progresan a un estado de enfermedad ni remiten con el tiempo. Anteriormente, a estas personas se les solía decir que no les pasaba nada malo y que "todo estaba en su cabeza" o que sus síntomas se debían a estrés o depresión. A pesar de que en algunas personas la fibromialgia se asocia a cierto grado de depresión, no es ésta la causante de la enfermedad; la prevalencia de la depresión es la misma que en cualquier otra enfermedad crónica.

Actualmente, la comunidad médica en general y las organizaciones sanitarias reconocen la existencia de la fibromialgia aunque aún queda mucho por estudiar sobre esta enfermedad. En 1990, el American College of Rheumatology (ACR) estableció una definición oficial de fibromialgia que ha sido ampliamente aceptada y utilizada por clínicos e investigadores (refiérase al apartado de pruebas relacionadas). Esta definición identifica síntomas frecuentes de fibromialgia pero no su causa, que todavía se desconoce. Se piensa que existen factores genéticos y ambientales, y que hay algo que actúa como desencadenante en aquellas personas con predisposición a sufrir esta enfermedad. Algunas familias tienen una alta incidencia de esta enfermedad. Algunos casos parecen empezar tras un trauma físico o una enfermedad grave, mientras que otros surgen sin ningún desencadenante aparente.

Algunos investigadores piensan que estos síntomas pueden deberse a trastornos del sueño, mientras que otros creen que la fibromialgia está causada por un microorganismo. Otros sospechan que la causa puede ser una alteración del metabolismo músculo-esquelético o una hiperreacción crónica del sistema inmune. Muchos investigadores creen que la base del problema en la fibromialgia está "todo en la cabeza", en el sentido de que no se debe a una depresión o a estrés, sino que puede más bien deberse a una alteración en el procesamiento del dolor o a cambios en los neurotransmisores del cerebro. Aunque las respuestas a qué es lo que está causando esta enfermedad pueden tardar años en obtenerse, los médicos ya son capaces de identificar a las personas con fibromialgia y pueden ayudarlas a llevar una vida relativamente normal.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  29.07.2013