También conocida como: bocio tirotóxico difuso

¿En qué consiste?

La enfermedad de Graves es la causa más frecuente de hiperactividad de la glándula tiroides (hipertiroidismo). Consiste en un trastorno autoinmune, una agresión del propio sistema inmune hacia la glándula tiroides. La glándula tiroides es un órgano en forma de mariposa adosada contra la tráquea en la zona de la garganta. Sintetiza las hormonas tiroxina (T4) y triyodotironina (T3), y ejerce un papel importante sobre el metabolismo, controlándolo. Normalmente, la producción de hormonas tiroideas está regulada por un mecanismo de retroalimentación en el que se ve implicada la hipófisis, pequeña glándula situada en la base del cráneo. La hipófisis o pituitaria produce tirotropina (TSH), que a su vez estimula la producción de T4 y T3 por parte de la glándula tiroidea. En la enfermedad de Graves, el organismo produce un autoanticuerpo conocido como inmunoglobulina estimulante del tiroides (TSI). La TSI actúa como la TSH, haciendo que la glándula tiroidea produzca hormonas tiroideas en exceso. Esto puede ocasionar un aumento del tamaño de la glándula tiroides.

La enfermedad puede afectar a cualquier persona y a cualquier edad aunque es más frecuente en mujeres mayores de 20 años. Según el National Women's Health Information Center, aproximadamente un 2% de mujeres padecerá la enfermedad en algún momento de su vida. A pesar de ser poco frecuente en niños, este trastorno es la causa más común de hipertiroidismo en la infancia.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  26.07.2012