También conocido como: polineuritis infecciosa, polineuropatía inflamatoria aguda desmielinizante, parálisis ascendente de Landry

¿En qué consiste?

El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es un trastorno agudo asociado a una debilidad muscular progresiva y parálisis. Se trata de un trastorno autoinmune en el que el sistema inmune del organismo ataca su propio sistema nervioso, originando una inflamación que lesiona o destruye la vaina (capa externa) de mielina de los nervios dejando desprotegidas las fibras nerviosas (axones) e incluso lesionándolas. Esta lesión, conocida como desmielinización, enlentece o imposibilita la transmisión del impulso nervioso interfiriendo en el control de las funciones motoras y causando síntomas como hormigueo o entumecimiento que se incian típicamente en las manos y pies y progresan lentamente hacia partes superiores del organimo de manera simétrica. EL SGB constituye una emergencia médica y debe monitorizarse estrictamente. Las personas afectadas pueden presentar tal debilidad que tienen problemas respiratorios y del ritmo cardiaco.

El síndrome de Guillain-Barré es relativamente poco frecuente, aunque es la neuropatía inflamatoria adquirida más frecuente y la causa más común de parálisis aguda. Según el National Institute of Neurological Disoders and Stroke (NINDS), el SGB afecta aproximadamente a una de cada 100000 personas, indistintamente del sexo y de la edad. Se trata de una neuropatía poco frecuente que suele revertir espontáneamente, de manera que la mayoría de afectados acaba recuperando la totalidad (o casi) del funcionalismo nervioso y muscular.

No se conoce exactamente la causa de este síndrome ni por qué afecta a ciertos individuos y a otros no. El proceso autoinmune puede ser espontáneo o bien desencadenarse por un agente extraño o por una enfermedad concreta. Existen casos asociados a infecciones víricas o bacterianas en las dos semanas anteriores a la aparición de los síntomas. También se han descrito casos en personas infectadas `por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), en personas con enfermedades crónicas (como el lupus eritematoso sistémico -LES-), en individuos con linfoma de Hodgkin (y otros procesos malignos); más raramente se han descrito casos asociados a vacunas (como las de la rabia y la de la gripe porcina). En estas situaciones, existe algún factor que desencadena un cambio en la capacidad del sistema inmune para distinguir entre estructuras propias y estructuras ajenas. Parece que la lesión ocasionada sobre la vaina de mielina y en el nervio se debe a la presencia de anticuerpos que no reconocen como propios a estos tejidos.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  28.07.2012