¿En qué consiste?

Enfermedad cardíaca es un término general que se utiliza para referirse a una gran variedad de trastornos agudos y crónicos que afectan a uno o más componentes del corazón. Localizado en la parte izquierda de la cavidad torácica, el corazón es un órgano muscular del tamaño de un puño, que bombea sangre de manera contínua, con unas 100.000 pulsaciones diarias. La sangre que moviliza el corazón transporta oxígeno y nutrientes a todo el organismo y también transporta dióxido de carbono y productos de deshecho hacia los pulmones, riñones e hígado para su eliminación. El corazón mantiene su propio aporte de oxígeno a través de un conjunto de arterias y venas coronarias. El corazón es también un órgano endocrino que produce hormonas como la hormona natriurética atrial (ANP) y el péptido natriurético tipo B (BNP), que se encargan de coordinar la función cardíaca con los vasos sanguíneos y los riñones.

En su interior, el corazón está básicamente vacío. Se divide verticalmente en dos mitades por un septum y cada mitad del corazón tiene dos cavidades internas, las aurículas en la parte superior y los ventrículos en la inferior. La sangre venosa entra en la parte derecha del corazón por la aurícula derecha y se bombea por el ventrículo derecho hacia los pulmones, donde se libera dióxido de carbono y se incorpora oxígeno. La sangre oxigenada de los pulmones entra a la aurícula izquierda y se bombea desde el ventrículo izquierdo hacia las arterias encargadas de distribuirla por todo el organismo. Cuatro válvulas cardíacas regulan la dirección y el flujo de la sangre a través del corazón. El ruido característico del latido del corazón se debe a la apertura y cierre de dichas válvulas. El músculo cardíaco propiamiente dicho se conoce como miocardio. Como recubrimiento interno de las cavidades del corazón y de las válvulas se encuentra una membrana llamada endocardio. Envolviendo externamente al corazón se encuentra el pericardio, que es una fina membrana serosa (secretora de fluidos) por su parte interior y fibrosa por el exterior. El pericardio forma una barrera protectora alrededor del corazón que le permite contraerse en un ambiente libre de fricciones.

Las enfermedades que afectan al corazón pueden ser estructurales o funcionales. Cualquier proceso que lesione al corazón o que haga disminuir su aporte de oxígeno, lo hace menos eficiente, y además reduce su capacidad de llenado y bombeo, altera el equilibrio normal entre el corazón, los riñones y los vasos sanguíneos, provocando lesiones no únicamente en el corazón sino en todo el organismo.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  06.09.2012