¿En qué consiste?

La enfermedad de Lyme es una infección causada por una bacteria, la Borrelia burgdorferi (B. burgdorferi), que transmite principalmente las garrapatas. Cuando una garrapata infectada pica a una persona, ésta desarrolla esta enfermedad inflamatoria, que primero afecta a la piel y luego a las articulaciones, sistema nervioso y otras partes del organismo.

Las garrapatas responsables de la enfermedad de Lyme en humanos son diminutas, de la medida de la cabeza de un alfiler o incluso como una mota de polvo. Pueden encontrarse en cualquier parte del organismo aunque lo más frecuente es que se fijen en zonas como cuero cabelludo e ingles. Cuando una persona tiene garrapatas sin que estas últimas no le ocasionen picadura alguna no resultará infectada por B. burgdorferi; por otra parte, muchas de las personas que han sufrido una picadura de garrapata no desarrollarán la enfermedad. Esto se debe a que no todas las garrapatas están infectadas y a que la garrapata puede tardar entre 24 y 72 horas en transmitir la bacteria una vez se ha adherido al organismo.

La enfermedad de Lyme se da en todo el hemisferio norte, si bien la cepa bacteriana que causa la infección y los insectos que la transmiten varían según la zona geográfica. La mayoría de casos se dan durante la primavera y verano, cuando la gente suele permanecer más tiempo al aire libre y cuando las garrapatas se muestran más activas.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  25.11.2012