¿En qué consiste?

El linfoma es un cáncer de cierto tipo de glóbulos blancos de la sangre conocidos como linfocitos, que se origina en los ganglios linfáticos. En el organismo, estas células circulan por la sangre y por el sistema linfático. El sistema linfático está constituido por una serie de ganglios y vasos linfáticos que drenan fluidos de los tejidos y los conducen en forma de linfa hasta la circulación. Los ganglios linfáticos pueden encontrarse de manera aislada o formando cadenas alrededor de los vasos linfáticos, en áreas como el cuello, las axilas, el abdomen y las ingles. Los ganglios son pequeños órganos del sistema linfático que filtran la linfa cuando ésta pasa por su interior, destruyendo microorganismos y células anómalas. Contienen macrófagos y grandes cantidades de linfocitos, ya sean de tipo B, de tipo T o células asesinas.

Puede decirse que los linfocitos T son las células que controlan el sistema inmune. Son las células encargadas de iniciar la respuesta inmune, controlando la magnitud de la respuesta que debe desencadenarse y su duración. Además, los linfocitos T pueden neutralizar distintos tipos de agentes extraños. Por su parte, los linfocitos B sintetizan anticuerpos. Este tipo de célula es el que se activa cuando se vacuna a una persona, por ejemplo frente a enfermedades como sarampión, paperas o hepatitis. Las células asesinas (NK - del inglés natural killer), otra variedad de linfocitos, representan entre un 10% y un 15% del total de linfocitos de la sangre. Las células NK atacan y matan células anómalas, como las células cancerosas y las células infectadas por virus.

En un linfoma se pueden ver afectados cualquiera de estos tipos de linfocitos o varios de ellos. El linfoma se origina por la producción de una o más células anómalas en uno o varios ganglios linfáticos o tejidos linfoides. Estas células se reproducen de manera descontrolada y empiezan a superar en número al resto de células de los ganglios linfáticos, produciendo un aumento de tamaño de los mismos; además pueden propagarse hacia otros ganglios linfáticos y hacia órganos relacionados con el sistema inmune como el bazo, la médula ósea, las amígdalas, las adenoides y el timo.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  24.02.2013