También conocido como: OA, Enfermedad articular degenerativa, osteoartrosis

¿En qué consiste?

La osteoartritis (OA) es la forma más frecuente de artritis. También se la conoce como enfermedad articular degenerativa y se asocia a lesiones articulares y al envejecimiento (desgaste articular). Las articulaciones que más se afectan en la OA son caderas, rodillas y columna vertebral (cuello y parte baja de la espalda), así como los dedos.

La osteoartritis es una enfermedad crónica que causa degeneración articular y formación de nuevo hueso (espolones óseos) en los bordes de las articulaciones. El cartílago y el líquido sinovial tienen como objetivo la disminución de la fricción entre los huesos, por lo que su desgaste o pérdida de elasticidad conduce a un movimiento articular menos suave y a un posible contacto entre los extremos de los huesos que pueden provocar dolor, tanto intermitente como crónico, rigidez matutina y después de haber estado en reposo, y desgarro de pequeños fragmentos de hueso o cartílago hacia el líquido sinovial que pueden bloquear la articulación. Esto se traduce por una pérdida de coordinación de los movimientos, de la postura y de la movilidad.

Es raro que la osteoartritis aparezca antes de los 40 años de edad. La osteoartritis puede aparecer en hombres y mujeres, aunque en varones suele aparecer antes de los 45 años y en mujeres pasada esa edad. Si se considera globalmente, las personas en las que mayormente se desarrolla la OA son mujeres, y especialmente si son mayores. Se cree que puede ser debido a la pérdida hormonal durante la menopausia aunque no se sabe exactamente porqué, o a un mayor estrés de las rodillas por la conformación más ancha de la cadera de las mujeres.

También es típica de deportistas que han sufrido varias lesiones articulares. La causa primaria es mecánica, por ejemplo por el daño en la articulación al correr o por actividades en las que se soporta un exceso de peso. Los corredores no profesionales son más propensos a padecer OA de la cadera y menos propensos a padecer osteoartritis de la rodilla, mientras que los profesionales presentan mayor riesgo de OA tanto en cadera como en rodillas. No obstante, cualquier agresión importante al hueso, articulación, tendones o ligamentos (por ejemplo, el ligamento cruzado anterior, desgarros del menisco) puede hacer aumentar el riesgo de desarrollar OA. Los movimientos repetitivos o actividades en las que se soporta mucho peso, como ocurre en algunas profesiones o con algunas actividades de ocio, también contribuyen al desarrollo de una OA.

Más raramente, la osteoartritis puede ser de origen metabólico, genético o químico. En algunos estudios se ha observado que hasta un 50% de los casos de OA en manos y caderas pueden atribuirse a una historia familiar de OA. Afectaciones musculares o malas alineaciones anatómicas (por ejemplo, en patizambos) pueden también hacer aumentar el riesgo de OA.

Se estima que en el año 2020, los casos de osteoartritis se habrán doblado respecto a lo que se observa actualmente. La causa radica en una mayor longevidad de la población y a la prevalencia de la obesidad. Un peso corporal aumentado puede suponer un estrés para las rodillas; cabe recordar que al realizar una zancada, recae sobre las rodillas un peso equivalente a entre tres y seis veces el peso corporal. Un exceso de peso no hace más que exacerbar este estrés sobre la articulación, aumentando el riesgo de que se produzca OA en el área en cuestión.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  19.01.2015