También conocido como: SOP, síndrome de Stein-Leventhal

¿En qué consiste?

El síndrome del ovario poliquístico (SOP) es una de las principales causas de infertilidad y afecta a 6-8% de las mujeres en edad fértil. Aunque la causa subyacente no está bien establecida, en general el SOP se caracteriza por la presencia en los ovarios de quistes que contienen un fluido, por un exceso de la producción de andrógenos, ausencia de menstruaciones (amenorrea), ausencia de ovulación (no se libera el óvulo del ovario), exceso de vello, obesidad y resistencia a la insulina en grado variable.

En la mujer, los andrógenos se sintetizan en pequeñas cantidades en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. Una sobreproducción incluso leve de hormonas masculinas, como la testosterona, puede producir signos como hirsutismo, acné, y en casos extremos virilización.

Los ciclos menstruales están regulados por hormonas liberadas en la glándula hipofisaria o pituitaria y por los ovarios. En el SOP, la hipófisis libera cantidades elevadas de hormona luteinizante (LH) y los ovarios producen cantidades importantes de andrógenos. Estos desequilibrios hormonales afectan al ciclo menstrual, causando períodos irregulares. Por este motivo, la liberación de óvulos es esporádica o está totalmente ausente, produciendo así problemas de infertilidad.

En el SOP ambos ovarios suelen tener un tamaño tres veces superior al normal. En el 90% de mujeres con SOP la realización de una ecografía (ultrasonidos) de los ovarios pone de manifiesto los quistes - pequeñas estructuras foliculares inmaduras rellenas de fluido que albergan los óvulos - en la superficie del ovario. Estos quistes ováricos a menudo se alinean dando el aspecto de un “collar de perlas".

Cuando no se libera el óvulo y no aparece menstruación, no se produce la suficiente cantidad de progesterona. Esto conduce a un desequilibrio hormonal en el cual el estrógeno predomina. Todo ello puede conducir a un crecimiento excesivo de la capa interna del útero (hiperplasia endometrial), aumentando el riesgo de padecer cáncer endometrial. Las mujeres con SOP que llegan a ovular y quedan embarazadas tienden a tener un mayor riesgo de aborto.

Aunque la causa de SOP no está clara, algunas teorías explican que la resistencia a la insulina puede ser un factor clave. La insulina es imprescindible para el transporte y el almacenaje de la glucosa a nivel celular; ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre y juega un papel importante en el metabolismo de los carbohidratos y de los lípidos. Cuando existe una resistencia a la insulina a nivel celular, el organismo intenta compensarlo aumentando su síntesis (estado de hiperinsulinemia). Algunos creen que esta hiperinsulinemia puede ser una de las causas de un aumento de la producción de andrógenos por los ovarios.

La mayoría de las mujeres con SOP presentan distintos grados de resistencia a la insulina, obesidad, y alteraciones en los niveles de lipidos en sangre. La resistencia a la insulina tiende a ser más pronunciada en mujeres obesas y con ausencia de ovulación. Todo ello hace que las mujeres con SOP tengan mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedad cardiovascular.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  04.05.2013