¿En qué consiste?

Si desea más información sobre el páncreas, lea su descripción en el apartado "¿Qué es el páncreas?" en Enfermedades Pancreáticas.

El cáncer es un crecimiento anormal de las células del organismo. Estas células producen tumores, lesionan el tejido normal y a veces metastatizan (se diseminan por el cuerpo). Más del 95% de los cánceres pancreáticos derivan de las células ductales pancreáticas y a veces se desarrollan en las células productoras de enzimas del páncreas exocrino.

Los tumores procedentes del páncreas endocrino, también conocidos como tumores de las células de los islotes pancreáticos, son más raros y menos agresivos que los del exocrino. La mayoría son benignos y no metastatizan y unos pocos son malignos. Los tumores de las células de los islotes pancreáticos incluyen gastrinomas, glucagonomas e insulinomas, y se desarrollan en las células de los islotes productoras respetivamente de gastrina, glucagón e insulina. Suelen detectarse antes que los tumores exocrinos ya que ocasionan signos y síntomas relacionados con un exceso de insulina o de gucagón. En caso de sospecha, se miden las concentraciones de estas hormonas en sangre para confirmar si realmente los niveles están aumentados.

Este texto se centrará en los cánceres exocrinos porque son los más frecuentes y agresivos. Lamentablemente, estos cánceres se detectan de forma tardía ya que son difíciles de palpar durante un examen físico y, cuando empiezan a dar síntomas, el cáncer ya se ha diseminado por el organismo.

Según la American Cancer Society, las tasas de cáncer de páncreas han ido aumentando en los últimos 10 años. Se estima que el cáncer de páncreas constituye la cuarta causa de muerte por cáncer en Estados Unidos, principalmente debido a que en el momento del diagnóstico sólo el 10% está limitado al páncreas.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  14.06.2015