¿En qué consiste?

Si desea más información sobre el páncreas, lea su descripción en el apartado"¿Qué es el páncreas?" en Enfermedades Pancreáticas.

La pancreatitis consiste en una inflamación aguda o crónica del páncreas. Los ataques agudos normalmente se caracterizan por un dolor abdominal severo que irradia desde la parte superior del abdomen hacia la espalda, causando desde una leve inflamación del páncreas hasta un fallo total del órgano que puede comprometer la vida del individuo. La pancreatitis crónica es un estado progresivo que conduce a un daño permanente del tejido pancreático. La recurrencia de crisis agudas puede acabar en una pancreatitis crónica.

El páncreas es un órgano estrecho y delgado, localizado en la zona profunda de la cavidad abdominal, detrás del estómago y por debajo del hígado. Está formado por tejido exocrino, que sintetiza potentes enzimas que facilitan la digestión en el intestino delgado de grasas, proteínas y carbohidratos, y bicarbonato que ayuda a la neutralización de los ácidos del estómago. También contiene los denominados "islotes", formados por tejido endocrino, donde se sintetizan algunas hormonas como el glucagón y la insulina, vitales para el transporte de glucosa al interior de las células del organismo y para mantener unos niveles adecuados de glucosa en sangre.

Normalmente, la mayoría de enzimas digestivas pancreáticas son sintetizadas y transportadas al duodeno en forma inactiva. Aunque no se conocen exactamente los mecanismos de la pancreatitis, se cree que durante un ataque de pancreatitis se inhibe la liberación de estos enzimas hacia el duodeno, activándose en el propio páncreas, e iniciándose así la autodigestión y destrucción de éste. Los enzimas también se liberan directamente hacia la sangre, y por lo tanto sus niveles en sangre suelen estar aumentados.

La pancreatitis es más frecuente en hombres que en mujeres, estando vinculada y agravándose con el alcoholismo y con enfermedades de la vesícula biliar. En este último caso, la pancreatitis se debe a la obstrucción del conducto común que comparten en su tramo final los conductos pancreático y biliar. La obstrucción suele ser debida a cálculos (piedras) biliares o a veces al depósito de precipitados de bilis en forma de barro biliar. El alcoholismo y las enfermedades biliares son responsables aproximadamente del 80% de los ataques de pancreatitis agudas; también son causas mayoritarias en la pancreatitis crónica. En un 10% de los casos la causa es idiopática (desconocida), y el 10% restante es debido a:

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  30.03.2013