Aspectos generales

El embarazo es el período de tiempo en que el feto se desarrolla dentro del útero materno y que acaba con el parto. Existe gran diversidad de pruebas de laboratorio relacionadas con el embarazo, que pueden utilizarse desde el momento en que se tiene la certeza de que existe un embarazo hasta los primeros días de vida del recién nacido. Algunas de estas pruebas se realizan sistemáticamente a una mayoría de embarazadas en determinadas etapas del embarazo, mientras que otras se solicitan para detectar enfermedades o problemas que pueden surgir durante el embarazo. Algunas pruebas se dirigen a mujeres con mayor riesgo a causa de su edad o su estilo de vida, mientras que otras se eligen específicamente según la historia familiar y personal de la mujer y de su pareja.

El objetivo de estas pruebas es detectar o diagnosticar problemas existentes que pueden afectar a la salud de la madre o del bebé y determinar el riesgo de que el bebé tenga alteraciones cromosómicas o genéticas. Para estas pruebas normalmente se requiere una pequeña muestra de sangre, de orina o de células del cuello uterino.

En la tabla siguiente se resumen las principales pruebas que pueden realizarse durante el embarazo:

Objetivo Prueba ¿Por qué realizarla? ¿Cuándo realizarla? ¿A quién?
Estudio genético de enfermedades hereditarias Pruebas genéticas para enfermedades hereditarias Para detectar posibles portadores de ciertas enfermedades genéticas y determinar así el riesgo de tener un bebé con la enfermedad en cuestión Antes del embarazo o primer trimestre Ambos progenitores (muestra de sangre)
Pruebas genéticas para trastornos de la hemoglobina (hemoglobinopatías) Para detectar posibles portadores de ciertas hemoglobinopatías y determinar así el riesgo de tener un bebé con el trastorno en cuestión Antes del embarazo o durante el mismo Ambos progenitores (muestra de sangre)
Pruebas para la fibrosis quística Para detectar un estado de portador de la fibrosis quística Antes del embarazo o primer trimestre Ambos progenitores (muestra de sangre)
Estudios asociados al estado de salud de la madre con posible repercusión sobre el embarazo Inmunidad a la rubéola Para detectar si existe inmunidad frente al virus de la rubéola, pues puede ocasionar anomalías congénitas Antes del embarazo o primer trimestre Madre (muestra de sangre)
Anticuerpos frente al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) Para detectar si existe infección por VIH y tomar así las precauciones oportunas para reducir la probabilidad de transmisión al bebé Antes del embarazo o primer trimestre; puede repetirse durante el tercer trimestre Madre (muestra de sangre)
Pruebas para gonorrea, clamidia y sífilis Para detectar enfermedades de transmisión sexual, ya que pueden ocasionar abortos o causar infección del bebé durante el parto Antes del embarazo o primer trimestre; puede repetirse durante el tercer trimestre si existe un elevado riesgo Madre (células del cérvix uterino, muestra de orina o de sangre, según la prueba)
Citología vaginal (cérvico-vaginal) Para detectar  inflamación, enfermedades de transmisión sexual o células cervicales anómalas Antes del embarazo o primer trimestre Madre (células del cérvix o cuello uterino)
Cribado de la hepatitis B Para detectar infección por el virus de la hepatitis B Antes del embarazo o primer trimestre; puede repetirse durante el tercer trimestre si existe un elevado riesgo Madre (muestra de sangre)
Pruebas para el virus de la varicela zóster Para detectar si existe inmunidad frente al virus de la varicela, pues puede ocasionar anomalías congénitas Antes del embarazo o primer trimestre Madre (muestra de sangre)
TORCH Para detectar infección por Toxoplasma y otras infecciones que pueden ocasionar anomalías congénitas Antes del embarazo o primer trimestre, si se sospecha la existencia de tales infecciones Madre (muestra de sangre)
Vaginosis bacteriana Para detectar infección ya que puede ser causa de parto prematuro Antes del embarazo o cuando existan síntomas Madre (secreciones vaginales)
Cultivo de orina (urinocultivo) Para detectar infección bacteriana en el tracto urinario, pues puede ocasionar infección renal o aumentar el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer Primera visita prenatal o entre las semanas 12 y 16 del embarazo; puede repetirse durante el tercer trimestre Madre (muestra de orina)
Streptococcus del grupo B Para detectar infección que puede afectar al bebé al nacer,  y en la madre causar infecciones del útero, del tracto urinario o de algún otro tejido si se realiza una cesárea Entre las semanas 35 y 37 del embarazo Madre (muestra del área vaginal y rectal)
Monitorización del embarazo Prueba de embarazo Para confirmar el embarazo Primer trimestre Madre (muestra de orina o de sangre)
Análisis de glucosa y/o proteínas en orina Para detectar infección de la vejiga y/o del riñón, diabetes o diabetes gestacional, o preeclampsia En cada visita prenatal Madre (muestra de orina)
Hemoglobina Para detectar anemia Antes del embarazo o al principio del primer trimestre; se repite durante el tercer trimestre Madre (muestra de sangre)
Cribado de anticuerpos (tipaje sanguíneo) Para detectar posibles incompatibilidades materno-fetales (grupos sanguíneos, factor Rh) Primer trimestre; se repite durante la semana 28 del embarazo Madre (muestra de sangre)
Prueba de tolerancia oral a la glucosa Para detectar diabetes gestacional Entre las semanas 24 y 28 del embarazo Madre (muestra de sangre)
Recuento de plaquetas Para detectar una trombopenia u otros problemas relacionados con las plaquetas; las plaquetas son importantes para garantizar una buena coagulación en caso de sangrado durante el parto Tercer trimestre Madre (muestra de sangre)
Detección de anomalías fetales o de riesgo fetal Cribado del síndrome de Down (durante el primer trimestre) Para establecer el riesgo de que el feto presente alguna anomalía cromosómica, como el síndrome de Down Normalmente, entre la semana 10 más 4 días y la semana 13 más 6 días Madre (muestra de sangre más ecografía)
Cribado del segundo trimestre del embarazo Para establecer el riesgo de que el feto presente alguna anomalía cromosómica y/o defectos del tubo neural Entre las semanas 15 y 20 del embarazo Madre (muestra de sangre)
ADN fetal en sangre materna Para establecer el riesgo de que el feto presente alguna anomalía cromosómica; recomendado a mujeres con elevado riesgo de tener bebés con estas anomalías Durante o después de la semana 10 del embarazo Madre (muestra de sangre)
Estudio de vellosidades coriónicas Para detectar alteraciones cromosómicas en el feto Entre las semanas 10 y 12, en caso de que estuviera recomendado Madre (células de la placenta)
Amniocentesis Para detectar ciertos trastornos congénitos y anomalías cromosómicas Entre las semanas 15 y 20 del embarazo, en caso de que estuviera recomendado Madre (líquido amniótico)
Cordocentesis Para detectar anomalías cromosómicas, trastornos sanguíneos y ciertas infecciones Entre las semanas 18 y 22 del embarazo, en caso de que estuviera recomendado Madre/feto (muestra de sangre fetal obtenida de una vena del cordón umbilical)
Estudio de la madurez fetal Amniocentesis Para evaluar el grado de desarrollo pulmonar y madurez fetal Después de la semana 32 del embarazo, en caso de que exista riesgo de parto prematuro Madre (líquido amniótico)
Fibronectina fetal Para detectar fibronectina; un resultado negativo es altamente predictivo de que no se producirá un parto prematuro en los próximos 7-14 días Entre las semanas 26 y 34 del embarazo, si se presentan  síntomas Madre (muestra de fluido vaginal o cervical)

 

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  23.02.2015