¿En qué consiste?

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. La TB afecta principalmente a los pulmones pero puede llegar a afectar a muchos órganos y tejidos, como riñón y tracto urinario, sistema nervioso central, huesos y/o articulaciones, cavidad abdominal y ganglios linfáticos. La infección TB que se disemina hacia distintos órganos por la sangre recibe el nombre de tuberculosis miliar. En las infecciones respiratorias la infección se transmite por el aire de persona a persona a través de secreciones respiratorias como el esputo (al escupir o con la flema) o por la liberación de aerosoles al toser, estornudar, reír o respirar. La mayoría de gente infectada por M. tuberculosis consigue confinar la micobateria en unas pocas células de sus pulmones, donde permanece viva pero en una forma inactiva. Esta infección latente de TB no convierte al individuo en enfermo o infeccioso y, en la mayoría de los casos, no progresa a tuberculosis activa.

Sin embargo, en algunas personas - especialmente las inmunodeprimidas- la infección inicial puede progresar directamente hacia una tuberculosis activa. Los individuos infectados con el VIH presentan una probabilidad mucho mayor de enfermar en el caso de que se infecten por la micobacteria. En otro 5-10% de los individuos coinfectados por el VIH y con infección latente de TB que no ha sido tratada, la micobacteria se reactivará más tarde, empezando a multiplicarse hasta ocasionar una tuberculosis activa.

Durante milenios la TB ha sido una de las principales causas de muerte. Antes de la aparición de los antibióticos, aquellos que contraían la enfermedad quedaban internados en sanatorios durante el resto de su vida. Aunque su incidencia ha disminuido mucho en los países desarrollados, la OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que un tercio de la población mundial está infectada por M. Tuberculosis. A nivel mundial, la TB sigue siendo una de las principales causas de muerte por infección, especialmente entre la población VIH positiva, muriendo alrededor de 2 millones de personas al año.

Actualmente, en España se registran unos 10.000 nuevos casos anuales. Hubo unos años en los que se creía que la tuberculosis activa había sido erradicada, hasta que a principios de la década de los 90 resurgieron nuevos casos. La mayoría de estos casos nuevos se observaban en individuos que vivían en comunidades superpobladas o que residían en espacios reducidos, tales como centros correccionales, centros de salud y escuelas. Los más vulnerables eran aquellos que estaban desatendidos a nivel médico o los que tenían enfermedades que debilitaban su sistema inmunitario, como: vagabundos, alcohólicos, drogadictos, portadores del VIH o enfermos de SIDA, así como los que tenían enfermedades relacionadas con el hígado y el riñón.

A menudo, los nuevos casos de TB son resistentes a múltiples fármacos (MDR TB- del inglés multi-drug resistant TB), siendo formas muy difíciles de tratar. Está emergiendo una nueva categoría de casos de tuberculosis conocidos con las siglas XDR TB (extensively drug-resistant tuberculosis) y son incluso más resistentes y difíciles de tratar que los MDR TB. Recientemente, la OMS y los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) han definido estos casos como infecciones por M. Tuberculosis resistentes a los fármacos isoniacida y rifampicina, a fluoroquinolonas y al menos a uno de los tres fármacos inyectables de segunda línea (amicacina, canamicina o capreomicina). Aunque actualmente estos casos todavía son relativamente poco frecuentes, se intenta monitorizarlos de una manera muy exhaustiva con la finalidad de limitar al máximo su propagación.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  16.07.2013