¿En qué consiste?

La vitamina B12 y el folato forman parte del complejo vitamínico B, y son necesarios para la correcta síntesis de los glóbulos rojos o hematíes, para la regeneración de tejidos y células, y para la síntesis del ADN. Un déficit de vitamina B12 y/o folato es reflejo de una escasez crónica de una o ambas vitaminas. Puesto que el organismo almacena una cantidad de vitamina B12 suficiente para las necesidades correspondientes de 3 a 6 años, así como folato en el hígado suficiente para unos 3 meses, los síntomas de déficit en adultos pueden tardar en presentarse desde meses hasta años. En cambio, en los niños estos síntomas aparecen más rápidamente, ya que todavía no disponen de amplias reservas.

Con el tiempo, el déficit de vitamina B12 o folato puede conducir a una anemia macrocítica, condición caracterizada por una menor producción de glóbulos rojos o hematíes, aunque de mayor tamaño, con una disminución de la capacidad de transportar el oxígeno. Debido a la anemia, las personas afectadas pueden sentirse débiles, mareadas y con dificultades para respirar. En algunos casos las deficiencias de vitamina B12 pueden causar diversos grados de neuropatías y/o lesiones nerviosas que producen sensación de hormigueo y entumecimiento de manos y pies. En casos graves, pueden aparecer alteraciones mentales como confusión, irritabilidad e incluso demencia severa.

Las mujeres embarazadas necesitan mayores cantidades de folato para asegurar un desarrollo fetal adecuado. El aumento de las necesidades de folato obedece al estrés que supone el desarrollo celular fetal tan acelerado. Si previamente al embarazo una mujer presenta déficit de folato, éste se intensificará durante la gestación, pudiendo conducir a un parto prematuro o a alteraciones del tubo neural en el recién nacido, como espína bífida. Desde la introducción de los suplementos de folato en todas las gestantes, el porcentaje de casos con defectos de formación del tubo neural ha disminuido ostensiblemente. El síndrome de las piernas inquietas que presentan algunas embarazadas también está en relación con déficits de folato.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  01.03.2014