También conocido como: Influenza, gripe aviar, gripe porcina, H1N1, H3N2, H5N1, H7N9

¿En qué consiste?

La gripe consiste en una infección vírica respiratoria que se transmite entre personas al toser, estornudar y por contacto con superficies contaminadas.

En climas fríos, la gripe es estacional. En nuestro entorno lo habitual es que aparezca durante los meses de invierno. En regiones cálidas, la gripe puede aparecer durante todo el año. En el curso de cada una de las estaciones gripales, pueden existir distintas cepas del virus, aunque lo más común es que solo predominen una o dos cepas en cada brote de gripe.

La gripe puede ocasionar desde una afectación leve hasta una enfermedad grave que en ocasiones puede resultar fatal. En un bote de gripe normal, las mayores tasas de infección se detectan en niños, embarazadas y en personas inmunocomprometidas (debilitamiento del sistema inmune) o con enfermedad pulmonar previa. Sin embargo, más del 90% de las muertes y más del 60% de hospitalizaciones se producen en personas mayores de 65 años de edad.

Es difícil estimar el número real de casos de gripe ya que muchas de las personas afectadas no acuden al médico, y entre las que sí acuden, a muy pocas se les realizan pruebas para confirmarla. Es más habitual realizar las pruebas en hospitalizados. El porcentaje de casos de gripe confirmados por el laboratorio sólo representa un pequeño porcentaje de los casos de gripe en la comunidad.

Están descritos tres tipos de virus de la gripe que afectan a las personas. Los virus de tipo A y B ocasionan pandemias anuales de gripe y la mayoría de brotes epidémicos. El virus de tipo C puede causar afectación respiratoria leve y no se cree que sea responsable de epidemias.

Los virus de la gripe A y B sufren modificaciones con el tiempo. Pueden mutar (deriva antigénica), desarrollándose así cepas distintas. Las cepas de la gripe estacional pueden experimentar una serie de variaciones genéticas (derivas antigénicas) de tal manera que se deja de tener inmunidad (proporcionada por infecciones previas o por vacunas). Normalmente, durante una temporada de gripe, predomina una única cepa del virus A de la gripe, pero pueden existir combinaciones de los tipos A y B, ocasionando brotes simultáneos en la comunidad.

Las epidemias de gripe aparecen cuando una gran proporción de la población es susceptible al virus. La propagación del virus de manera generalizada reviste una relevancia particular ya que se asocia a pandemias de gripe. El virus de la gripe de tipo A puede experimentar transformaciones genéticas importantes que hacen que la cepa del virus sea mucho más letal y/o fácil de propagarse.

Las vacunas de la gripe que se producen anualmente para combatir la gripe se basan en datos que indican cuales son las cepas que con mayor probabilidad ocasionarán la gripe en la temporada en cuestión. Suelen contener formas atenuadas (debilitadas) del virus o virus inactivados, específicamente de dos cepas del virus A y de una cepa del virus B.

Las cepas de los virus de la gripe  que afectan a personas suelen ser distintas de las que afectan a animales, como aves, cerdos, perros, ballenas, caballos y focas. Las cepas de la gripe humana se transmiten fácilmente de persona a persona. Contrariamente, la mayoría de cepas causantes de gripe en animales raramente infectan a personas. En caso de que se produzca la transmisión de animales a personas es por la existencia de un contacto muy íntimo con el animal en cuestión, como puede ser el caso de criadores de pollos o cerdos. Estas infecciones no constituyen en principio un riesgo para la transmisión persona a persona.

La preocupación permanente para la comunidad médica mundial es que una cepa que infecte a animales, como aves o cerdos, mute suficientemente como para que pueda ocasionar enfermedad grave e incluso la muerte en una persona (que no tiene anticuerpos protectores frente a ella) y que se convierta en una cepa que se transmita fácilmente entre humanos.

Por ejemplo, la gripe estacional 2009-2010, se asoció a una cepa estacional de gripe de tipo A pero también a una nueva cepa que se identificó como H1N1-2009 (de tipo A). Según los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), esta nueva cepa causó la mayor parte de infecciones de la gripe 2009-2010 y por este motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció al virus H1N1 2009 como pandémico, ya que ocasionó múltiples brotes de gripe simultáneamente por todo el mundo.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  14.03.2015