¿En qué consiste?

La malabsorción acontece por la disminución de la capacidad de absorber y/o digerir nutrientes. Se observa en una gran variedad de enfermedades y puede ocasionar una malnutrición o bien síntomas y signos asociados con deficiencias específicas de ciertos nutrientes.

El organismo requiere un suministro constante de nutrientes para desarrollarse, repararse, mantenerse, producir energía, enzimas, hormonas, proteínas, células, tejidos, huesos y para combatir las infecciones. Los nutrientes proceden de la dieta e incluyen vitaminas y minerales esenciales (micronutrientes).

Los alimentos ingeridos se digieren en tres etapas:

  • Las proteínas, grasas y azúcares compuestos (carbohidratos) se degradan por la acción de los ácidos del estómago, por los enzimas producidos en el páncreas y con la bilis procedente del hígado.
  • Los nutrientes se absorben principalmente en las células del intestino delgado, y así se incorporan a la sangre
  • La sangre transporta y distribuye los nutrientes por todo el organismo; en los órganos y tejidos los nutrientes se utilizan o se almacenan.

Una disrupción o interferencia con este proceso puede conducir a una malabsorción. El tipo y severidad de las deficiencias y de los síntomas o signos observados dependen de si el problema radica en la digestión general y la absorción o de si afecta a uno o varios nutrientes específicos.

Problemas digestivos
Las proteínas, grasas y carbohidratos no pueden digerirse correctamente sin la acción de la bilis y de los enzimas pancreáticos. Puede existir una falta de bilis o de enzimas pancreáticos en enfermedades hepáticas o en enfermedades pancreáticas, ya que se limita su producción; también en trastornos como la fibrosis quística, en la que los enzimas pancreáticos no pueden alcanzar el tracto gastrointestinal.

Problemas de absorción
Si el intestino no puede absorber nutrientes, estos se eliminan por las heces. Esto puede suceder si existe lesión de las células y tejidos intestinales, o cuando el intestino es corto (a consecuencia por ejemplo de una intervención quirúrgica), reduciéndose así el área o superficie de contacto con los alimentos y el tiempo en el que los nutrientes transitan por el intestino.

La deficiencia de vitamina B12 es una deficiencia específica. Para la absorción de la vitamina B12 es necesario que exista el factor intrínseco y que se conserve la acidez del estómago. El factor intrínseco es una sustancia producida por las células parietales del estómago. El ácido del estómago separa la vitamina B12 de las proteínas, y el factor intrínseco fija a la vitamina B12 liberada. La falta de cualquiera de los dos (factor intrínseco o acidez del estómago) impide la absorción intestinal de B12 y conduce a un déficit de vitamina B12. Puede ser consecuencia de la edad (avanzada), de fármacos que disminuyen o inhiben la producción ácida del estómago, de intervenciones quirúrgicas gástricas, de enfermedades que afectan a las células parietales u otras enfermedades.

Problemas de transporte
Una vez absorbidos por el intestino, pueden existir obstáculos al transporte de los nutrientes por el organismo. Esto puede ser debido a problemas del sistema linfático como por ejemplo un linfoma, o por enfermedades raras como la abetalipoproteinemia.

En resumen, y formando parte de estas tres grandes categorías, son muchos los trastornos y enfermedades que pueden ocasionar malabsorción. Algunas de ellas se listan a continuación:

  • Ausencia, obstrucción o estrechamiento de las vías biliares (atresia biliar) u obstrucción al flujo normal de la bilis (colestasis), lo que resulta en una falta de bilis para la digestión
  • Cánceres, como cáncer de páncreas, cáncer de estómago, linfoma
  • Enfermedad celíaca - enfermedad autoinmune en la que se produce una lesión del revestimiento interior de los intestinos (vellosidades intestinales)
  • Fibrosis quística - enfermedad genética que afecta al páncreas y al transporte de enzimas pancreáticos hacia la luz intestinal donde se efectúa la digestión
  • Lesiones o daño del intestino, por ejemplo a consecuencia de radioterapia
  • Disminución de la producción de factor intrínseco
  • Trastornos que afectan a la circulación sanguínea, como insuficiencia cardíaca congestiva
  • Intolerancias alimentarias y deficiencias enzimáticas
  • Infección por VIH y SIDA
  • Hipertiroidismo
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa)
  • Enfermedades hepáticas
  • Fármacos, como fenitoína y otros que inhiben la producción ácida del estómago
  • Enfermedades pancreáticas e insuficiencia pancreática - pueden ocasionar una disminución de la cantidad de enzimas pancreáticos
  • Infecciones parasitarias del tracto digestivo, como por Giardia lamblia o por tenias
  • Esclerodermia
  • Cirugía, por ejemplo resecciones intestinales o by-pass gástrico
  • Síndrome de Zollinger-Ellison - enfermedad rara en la que se producen tumores en el páncreas o en el intestino

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  03.04.2015