También conocido como: Vaginosis bacteriana; Infección vaginal; Infección por levaduras; Candidiasis; Tricomoniasis; Trich; Vulvovaginitis

¿En qué consiste?

La vaginosis es una infección de la vagina. La vaginitis se refiere a la inflamación de la vagina, y puede estar causada por una vaginosis u otros factores, como una alergia, irritantes, o una disminución de las hormonas femeninas, los estrógenos. La vaginitis es un trastorno muy común que generalmente afecta a las mujeres en edad fértil. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) estiman que la vaginitis afecta a más de 21 millones de mujeres entre 14 y 49 años de edad. Las mujeres afectas pueden sentir picazón y ardor genital, y a veces presentar un flujo vaginal anormal. Cuando también existe inflamación en los genitales externos (vulva), se puede referir como vulvovaginitis. Los términos más utilizados por la población general para vaginitis/vaginosis son “infección por levaduras” e “infección vaginal”.

Sistema reproductor femenino 50%

En condiciones normales, la vagina mantiene un equilibrio dinámico de la flora normal – una mezcla de microorganismos “buenos” que ayudan a proteger la vagina, mantener su entorno moderadamente ácido, e impedir el crecimiento de microorganismos causantes de enfermedades. Los Lactobacillus son las bacterias de la flora normal que se encuentran con más frecuencia. También puede encontrarse una mezcla de otros microorganismos, como Corynebacterium, y algunas levaduras.

En condiciones normales, se produce una pequeña cantidad de flujo vaginal diariamente. Generalmente, es de color claro o lechoso y su consistencia y cantidad varían durante el ciclo menstrual de la mujer.

Cualquier factor que altere el equilibrio de la flora normal y/o produzca una irritación de los tejidos de la vagina o la vulva puede, potencialmente, causar vaginitis.

Las causas más frecuentes de vaginitis/vaginosis (hasta el 90%) son las infecciones debidas a:

  • Vaginosis bacteriana, causada por un cambio complejo en la flora normal, con una disminución del número de Lactobacillus y un aumento de las otras bacterias, incluyendo Gardnerella vaginalis y Micoplasma hominis
  • Infección por Candida Albicans (levadura), también llamada candidiasis, a veces causada por otras especies de Candida
  • Infección por Trichomonas vaginalis, también llamada tricomoniasis o “Trich”, es una infección parasitaria de transmisión sexual

Otras causas de vaginitis incluyen:

  • Reacciones alérgicas e irritantes a productos de higiene femenina, uso de productos de vaselina vaginales, baños de burbujas, ropa interior muy ceñida, telas sintéticas que mantienen la humedad, perfumes, jabones desodorantes, preservativos de látex, etc…
  • Adelgazamiento de la piel de la vagina y pérdida de lubricación debidos a una disminución de los estrógenos. Se conoce como vaginitis atrófica y se observa principalmente en las mujeres durante y después de la menopausia
  • Desequilibrios hormonales
  • En raras ocasiones, un cuerpo extraño en la vagina (como un pequeño trozo de papel higiénico en un niño, o un tampón olvidado en una mujer durante la menstruación); ello puede causar una irritación y causar una infección

La vaginosis bacteriana puede aumentar la vulnerabilidad de una mujer a otras infecciones, especialmente enfermedades de transmisión sexual (ETS). Enfermedades de transmisión sexual, a parte de la tricomoniasis, que pueden causar vaginitis/vaginosis son:

Aunque la vaginitis y la vaginosis pueden presentarse a cualquier edad, son más frecuentes en mujeres en edad fértil y sexualmente activas. Sin embargo, es importante recordar que muchas de las causas pueden manifestarse también en mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales. Una mujer puede presentar más de una causa de vaginitis/vaginosis de forma simultánea.

Algunos de los factores de riesgo de vaginitis/vaginosis son:

  • Uso de antibióticos (puede conducir a una pérdida de bacterias “buenas”)
  • Embarazo (provoca cambios hormonales que pueden producir irritación de la vagina)
  • Duchas vaginales frecuentes (pueden causar irritación y/o pérdida de la flora normal)
  • Múltiples parejas sexuales y/o una nueva pareja sexual
  • Uso del dispositivo intrauterino (DIU)
  • Toma de anticonceptivos orales
  • Condiciones subyacentes, como diabetes mal controlada, enfermedades de la piel (dermatitis), y otras condiciones que afectan el sistema inmunitario
  • Falta de higiene
  • Tabaquismo

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  20.03.2016