Diabetes

En España, como en la mayoría de países occidentales, la prevalencia de la diabetes no hace más que aumentar. La diabetes de tipo 1 suele diagnosticarse en personas menores de 30 años, los signos y síntomas se desarrollan rápidamente y el dianóstico a menudo se establece en contexto de una atención sanitaria urgente. Por este motivo el cribado de la diabetes tipo 1 no es necesario. La diabetes tipo 2 suele cursar en la adolescencia sin signos ni síntomas, especialmente al inicio de la enfermedad y por ello el cribado puede constituir una herramienta de gran valor. La incidencia de diabetes tipo 2 ha aumentado significativamente en todas las franjas de edad, a excepción de los menores de 10 años.

El desarrollo de la enfermedad cuando se es un adolescente supone que la persona afectada sufrirá las consecuencias de los aumentos marcados de glucosa en sangre asociados a la diabetes. Paralelamente aumenta el riesgo de padecer problemas graves de salud como infarto agudo de miocardio, insuficiencia renal, ceguera y amputaciones de los pies debidas a las lesiones nerviosas que acontecen.

Factores de riesgo
El sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo (inactividad física) son factores que contribuyen al desarrollo de la diabetes. Es importante que el adolescente sea consciente de la necesidad de seguir un estilo de vida saludable (hábitos dietéticos y ejercicio físico) ya que con ello se disminuye el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2 y sus complicaciones.

Un adolescente con sobrepeso presenta un riesgo sustancial de desarrollar diabetes tipo 2 si además cumple con alguna de las siguientes condiciones:

  • Tener un familiar directo con diabetes tipo 2
  • Presentar signos o manifestaciones asociados a resistencia a la insulina, entre los que se incluyen la acantosis nigricans, hipertensión arterial, dislipidemia o síndrome del ovario poliquístico
  • Tener una madre diabética o que haya desarrollado una diabetes gestacional (es decir, durante el embarazo)

Recomendaciones
La American Diabetes Association (ADA) recomienda:

  • Considerar el cribado cada 3 años en adolescentes con sobrepeso y con 2 o más factores de riesgo de diabetes, a partir de los 10 años de edad o al inicio de la pubertad
  • Realizar un cribado de la diabetes con alguna de las siguientes pruebas:
    • Glucosa en ayunas - esta prueba mide los niveles de glucosa en sangre después de haber mantenido un ayuno de entre 8 y 12 horas
    • Hemoglobina A1c (HbA1c, glicohemoglobina) - con esta prueba se evalúa el nivel promedio de glucosa en sangre durante los últimos 2-3 meses
    • Prueba de tolerancia a la glucosa oral de 2 horas - se toma primero una muestra de sangre en ayunas, posteriormente la persona ingiere un preparado con 75 gramos de glucosa y al cabo de 2 horas se vuelve a tomar una muestra de sangre

Si se obtiene un resultado anómalo debe repetirse la prueba y en caso de que persista la anormalidad, se establece el diagnóstico de diabetes.


Enlaces
KidsHealth.org: Teens – Diabetes Center
CDC: Diabetes Public Health Resource

American Diabetes Association

American Diabetes Association: Be Healthy Today; Be Healthy For Life, Information for Youth and their Families, Living with Type 2 Diabetes


Bibliografía
Centers for Disease Control and Prevention. National Diabetes Fact Sheet, 2011. http://www.cdc.gov/diabetes/pubs/pdf/ndfs_2011.pdf

American Diabetes Association. Standards of Medical Care in Diabetes – 2012. Diabetes Care. http://care.diabetesjournals.org/content/35/Supplement_1/S11.full.pdf+html

National Diabetes Education Program. Overview of Diabetes in Children and Adolescents. http://ndep.nih.gov/media/youth_factsheet.pdf

National Diabetes Statistics Report, 2014. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/diabetes/pdfs/data/2014-report-generalinformation.pdf

Standards of Medical Care in Diabetes 2014. Diabetes Care Volume 37, Supplement 1. http://care.diabetesjournals.org/content/37/Supplement_1/S14.full.pdf+html

SiguienteAnterior
Este artículo fue modificado por última vez  07.01.2017