Hipercolesterolemia

A partir de la infancia, la sustancia de tipo graso llamada colesterol, así como otras sustancias grasas conocidas como lípidos, empiezan a depositarse en las arterias, endureciéndose en forma de placas y provocando un estrechamiento del paso. Durante la edad adulta, la formación de la placa y los problemas de salud que se derivan, no sólo ocurren en las arterias que suministran sangre al músculo cardíaco, sino también en las arterias de todo el organismo (problema conocido como aterosclerosis). En España, tanto en hombres como en mujeres, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte, y la cantidad de colesterol en la sangre afecta en gran medida a las posibilidades de una persona de sufrir enfermedad cardiovascular.

Se dispone cada vez de mayor evidencia de que los procesos biológicos que preceden a un infarto agudo de miocardio y a la enfermedad cardiovascular empiezan durante la infancia, si bien no ocasionan ninguna sintomatología ni se manifiestan en forma de enfermedad hasta la edad media de la vida o incluso más tarde. Unos hábitos de vida saludables ya durante la infancia y la adolescencia -como realizar una actividad física de manera regular y seguir una dieta sana, limitando además la ingesta de grasas saturadas y de grasas trans- protegen frente a la enfermedad cardiovascular  en la etapa adulta.

Recomendaciones
En un esfuerzo para prevenir cuanto antes la enfermedad cardiovascular, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda en adolescentes el cribado de la misma con un análisis en el que se evalúan los lípidos y el colesterol en sangre. Un perfil lipídico incluye de manera característica la medida de colesterol total, colesterol HDL, colesterol LDL y triglicéridos. Se puede calcular el colesterol no-HDL restando el colesterol HDL del colesterol total.

La AAP recomienda de manera más detallada:

  • Entre los 12 y 16 años de edad
    • No realizar el cribado rutinario si no existen factores de riesgo
    • Si existen factores de riesgo, solicitar un perfil lipídico un par de veces durante esta franja de edad
  • Entre los 17 y 21 años de edad
    • Realizar el cribado a pesar de que no existan factores de riesgo - solicitar un perfil lipídico
    • En caso de hallar algún resultado alterado, repetir el perfil lipídico en ayunas

En caso de que se detecten niveles de lípidos alterados en adolescentes, la AAP recomienda como primera medida modificar los hábitos dietéticos y realizar más ejercicio físico. En algunos casos en los que no se observa mejoría con las medidas iniciales, puede estar indicado algún tipo de tratamiento.

Factores de riesgo

  • Historia familiar - el riesgo para el adolescente es mayor si algún progenitor, abuelo, tío o hermano tiene una concentración de colesterol en sangre elevada o una historia de enfermedad cardiovascular (antes de los 55 años en varones y antes de los 65 años en mujeres)
  • Historia personal - el riesgo del adolescente aumenta en las siguientes situaciones:
    • Sobrepeso u obesidad
    • Dieta rica en grasas, especialmente en grasas saturadas o grasas trans
    • Ejercicio físico insuficiente
    • Diabetes o hipertensión
    • Otra enfermedad subyacente
    • Consumo de tabaco

Enlaces
KidsHealth.org: Teens – What is Cholesterol?
KidsHealth.org: Cholesterol and Your Child

American Heart Association: Children and Cholesterol


Bibliografía
CDC. FASTSTATS – Leading Causes of Death. http://www.cdc.gov/nchs/fastats/leading-causes-of-death.htm

Kavey R-EW, et al. Expert panel on integrated guidelines for cardiovascular health and risk reduction in children and adolescents: Summary report. Pediatrics 2011; 128: DOI:10.1542/peds.2009-2107C.

KidsHealth.org. Cholesterol and Your Child. http://kidshealth.org/parent/medical/heart/cholesterol.html#

SiguienteAnterior
Este artículo fue modificado por última vez  07.01.2017