Tuberculosis

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa causada por Mycobacterium tuberculosis. Afecta principalmente a pulmones aunque puede resultar afectada cualquier otra zona del organismo. La enfermedad se transmite entre personas por vía aérea, a través de pequeñas gotas y secreciones como esputo o aerosoles expelidos al toser, estornudar, reír o respirar.

La mayor parte de personas infectadas por Mycobacterium tuberculosis es capaz de confinar el bacilo en el interior de algunas pocas células de los pulmones; en ellas, el microorganismo permanece vivo aunque en estado latente o en una forma inactiva. La persona con una infección tuberculosa latente no se siente enferma ni es infecciosa y en la mayor parte de casos, la infección no progresa a una tuberculosis activa. Sin embargo, algunas personas -especialmente las inmunocomprometidas- evolucionan directamente de la infección inicial hacia una forma de tuberculosis activa. Las personas infectadas por el VIH tienen mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad en caso de exponerse al microorganismo. Por otra parte, en personas con formas latentes de tuberculosis, la probabilidad de desarrollar una forma activa de TB aumenta cuando pasan por un período de debilitación de su sistema inmunitario. Debe tenerse en cuenta que actualmente se conocen formas de TB resistentes a los antibióticos prescritos típicamente para tratar la enfermedad.

La tuberculosis es una de las enfermedades con mayor mortalidad y constituye un problema de salud pública mundial especialmente en grupos poblacionales de mayor riesgo. Las recomendaciones actuales defienden el cribado de la TB en dichos grupos poblacionales.

Recomendaciones

En adolescentes, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la realización de la prueba cutánea de la tuberculina en los siguientes casos:

  • Exposición a personas con sospecha de tuberculosis o con tuberculosis activa
  • Inmigrantes de países en los que esta enfermedad es endémica
  • Hallazgos clínicos o con radiografías sugerentes de tuberculosis
Además, se recomienda el cribado anual de la tuberculosis con la prueba cutánea en adolescentes infectados por el VIH, así como en adolescentes internados en centros penitenciarios. También se recomienda un cribado cada 2 a 3 años en adolescentes que hayan estado en contacto con personas de elevado riesgo, en los que viven en áreas de elevada prevalencia, en los que tienen que viajar a países con elevada prevalencia de la enfermedad y en hijos de inmigrantes que provengan de áreas geográficas con elevada prevalencia de tuberculosis.
Enlaces

CDC: Tuberculosis (TB) in Children in the United States
HealthyChildren.org (AAP): Tuberculosis in Children


Bibliografía
U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Tuberculosis (TB) in Children in the United States. http://www.cdc.gov/tb/topic/populations/tbinchildren/default.htm

HealthyChildren.org. Tuberculosis in Children. https://www.healthychildren.org/English/health-issues/conditions/chest-lungs/Pages/Tuberculosis.aspx

SiguienteAnterior
Este artículo fue modificado por última vez  07.01.2017