Fosfatasa alcalina

También conocido como: ALP
Nombre sistemático: Fosfatasa Alcalina
Pruebas relacionadas: ALT, AST, Bilirrubina, Isoenzimas de la fosfatasa alcalina, Marcadores óseos, Perfil hepático

¿Cómo se utiliza?
¿Cuándo se solicita?

¿Qué significa el resultado?

¿Hay algo más que debería saber?

¿Cómo se utiliza?
La fosfatasa alcalina es útil para detectar enfermedades óseas o hepáticas. Cuando existe daño hepático las células lesionadas liberan cantidades importantes de fosfatasa alcalina hacia la sangre. Por este motivo, esta prueba a menudo se utiliza para detectar obstrucciones de los conductos biliares, ya que la fosfatasa alcalina se encuentra a concentraciones elevadas en los márgenes de las células que limitan los conductos. Si existe obstrucción de uno o varios conductos, por ejemplo debido a la presencia de un tumor, a menudo la concentración de fosfatasa alcalina en sangre está elevada.

Cualquier situación que repercuta sobre el crecimiento óseo o genere un aumento de la actividad de las células óseas puede hacer aumentar los niveles de fosfatasa alcalina en sangre. La determación de fosfatasa alcalina puede por ejemplo utilizarse para detectar cánceres que se han extendido hacia el hueso, o también para diagnosticar la enfermedad de Paget; en esta enfermedad (y también en los déficits de vitamina D) la fosfatasa alcalina puede ser útil para monitorizar el tratamiento.

Si existe un aumento de fosfatasa alcalina pero no resulta claro cual es el origen de este aumento, la determinación de las isoenzimas de la fosfatasa alcalina puede ser de utilidad; también pueden determinarse con esta finalidad la GGT o la 5'-nucleotidasa. Estas dos últimas enzimas aumentan en las enfermedades hepáticas pero no en las óseas.

[Volver]

¿Cuándo se solicita?
La fosfatasa alcalina suele formar parte del perfil de rutina del laboratorio, y a menudo forma parte de una serie de pruebas conocidas como perfil hepático, especialmente si la persona presenta síntomas o signos de enfermedad hepática u ósea.

Entre los signos y síntomas hepáticos se incluyen:

  • debilidad, fatiga
  • pérdida de apetito
  • náuseas, vómitos
  • distensión y/o dolor abdominal
  • ictericia
  • orinas oscuras, heces descoloridas
  • picor (prurito)

Algunos ejemplos de signos y síntomas sugestivos de enfermedad ósea son:

  • dolor óseo o articular
  • fracturas frecuentes
  • deformidades óseas

[Volver]

¿Qué significa el resultado?
NOTA: No es posible indicar un intervalo de referencia estándar para este análisis. Dado que los valores de referencia dependen de muchos factores, incluyendo la edad del paciente, el sexo, las características de la población y el método utilizado, los resultados numéricos de los análisis tienen diferentes interpretaciones en distintos laboratorios. El informe de su laboratorio debe incluir el intervalo de referencia específico para sus análisis. Lab Tests Online recomienda encarecidamente que usted comente los resultados obtenidos con su médico. Para más información concerniente a los intervalos de referencia, lea por favor Intervalos de Referencia y su Significado.

Una concentración elevada de fosfatasa alcalina indica daño hepático y óseo. Si hay elevación de otras pruebas hepáticas como la bilirrubina, aspartato aminotransferasa (AST) o alanina aminotransferasa (ALT), el aumento de fosfatasa alcalina puede atribuirse al hígado. Por otro lado, si son el calcio y los fosfatos los que presentan resultados anormales, es más probable que el aumento de la fosfatasa alcalina sea por una causa ósea.

Si la determinación de fosfatasa alcalina o la de otras pruebas no permiten conocer si la causa puede ser hepática u ósea, resulta de utilidad determinar los isoenzimas de la fosfatasa alcalina.

Fosfatasa alcalina en enfermedad hepática
Los niveles de fosfatasa alcalina suelen interpretarse conjuntamente con los de otras pruebas específicas de enfermedad hepática. En las hepatitis, la fosfatasa alcalina está mucho menos aumentada que las transaminasas (AST y ALT). Cuando existen obstrucciones de la vía biliar (normalmente por piedras, o por problemas anteriores que han dejado cicatrices o estrecheces, o por intervenciones quirúrgicas, o por cánceres), los aumentos de fosfatasa alcalina y de bilirrubina son muy superiores a los de las transaminasas. La fosfatasa alcalina puede aumentar en un cáncer de hígado.

Fosfatasa alcalina en enfermedad ósea
La fosfatasa alcalina puede estar elevada en algunas enfermedades, como la enfermedad de Paget en la que los huesos se ensanchan y se deforman, o en algunos cánceres que se extienden hacia el hueso.

Si el tratamiento de la enfermedad de Paget es efectivo, los niveles de fosfatasa alcalina se normalizarán o disminuirán. De manera similar, si el tratamiento de un cáncer óseo o hepático resulta efectivo, los niveles de fosfatasa alcalina tenderán a disminuir.

Pueden observarse niveles disminuidos de fosfatasa alcalina de manera transitoria después de una transfusión sanguínea o de un by-pass cardíaco. Los déficits de zinc pueden también hacer disminuir los niveles de fosfatasa alcalina. Pueden existir disminuciones muy marcadas de fosfatasa alcalina en una trastorno genético raro del metabolismo óseo, conocido como hipofosfatasia.

[Volver]

¿Hay algo más que debería saber?
La concentración de fosfatasa alcalina puede aumentar durante el embarazo, y también durante el proceso de reparación de las fracturas óseas.

Los niños y los adolescentes tienen valores de fosfatasa alcalina más elevados debido a que sus huesos están creciendo y la concentración de la misma suele ser muy elevada durante el "estirón", que se da a diferentes edades en chicos y chicas.

Algunos fármacos pueden alterar los niveles de fosfatasa alcalina. Por ejemplo, los contraceptivos orales pueden hacerlos disminuir, mientras que los antiepilépticos los pueden hacer aumentar.

[Volver]


Este artículo fue modificado por última vez 05.02.2012