Amonio

También conocido como: NH4, NH3
Nombre sistemático: Amonio plasmático
Pruebas relacionadas: ALT, AST, Fosfatasa alcalina, Glucosa, Perfil Hepático, Perfil Renal

¿Qué es lo que se analiza?
El amonio es un producto de desecho producido principalmente por las bacterias intestinales durante la digestión de las proteínas. El amonio se acumula en sangre si no se consigue eliminar del organismo de una manera adecuada.. Esta prueba mide la cantidad de amonio en la sangre.

El amonio se transporta hacia el hígado, donde es convertido a urea y glutamina. La urea es posteriormente transportada por la sangre hacia los riñones para excretarla por la orina. Si este "ciclo de la urea" no se completa correctamente, el amonio se acumula en la sangre y atraviesa la barrera hematoencefálica llegando al cerebro.

El amonio es tóxico para el cerebro. Por ejemplo, cuando la función del hígado se ve afectada por trastornos como una cirrosis o una hepatitis, el amonio y otros compuestos procesados normalmente por el hígado pueden acumularse en el cerebro causando una encefalopatía hepática.

La encefalopatía hepática produce alteraciones mentales y neurológicas que conducen a confusión, desorientación, letargo o tendencia a dormirse y eventualmente al coma e incluso la muerte.

Los bebés y los niños con niveles elevados de amonio pueden vomitar de manera frecuente, además de mostrarse irritables, y cada vez más apáticos o letárgicos. De no tratarse, la situación puede evolucionar hasta causar convulsiones, dificultades respiratorias, y finalmente coma.

Se observan alteraciones de los niveles de amonio en diversas situaciones:

  • Enfermedad hepática severa – la lesión incapacita al hígado para metabolizar el amonio; pueden observarse aumentos marcados del amonio en personas con enfermedades hepáticas estables, especialmente después de un proceso desencadenante como un sangrado gastrointestinal o un desequilibrio electrolítico.
  • Disminución del flujo de sangre hacia el hígado – dificulta el transporte del amonio hacia este órgano para metabolizarlo.
  • Síndrome de Reye – se trata de un trastorno raro que afecta a la sangre, al hígado y al cerebro. Se caracteriza por un aumento de los niveles de amonio en sangre y por una disminución brusca de los niveles de glucosa, y suele afectar a niños y a adolescentes o adultos jóvenes. La mayoría de las veces, está desencadenado por una infección de tipo vírico, como gripe o varicela. En niños, el hecho de consumir aspirina aumenta el riesgo de padecer este síndrome.
  • Insuficiencia renal – los riñones son incapaces de eliminar la urea del organismo, conduciendo a un aumento de los niveles de amonio en sangre.
  • Alteraciones del ciclo de la urea hereditarias (son raras) – consisten en un déficit o falta total de uno o más enzimas necesarios para convertir el amonio en urea.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?
No se debe fumar antes ni durante la obtención de la muestra; es importante seguir las indicaciones proporcionadas.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.


Este artículo fue modificado por última vez 24.04.2016