Pruebas de la Enfermedad Celíaca

También conocido como: Pruebas de la enteropatía sensible a gluten
Nombre sistemático:
Pruebas relacionadas: Albúmina, Autoanticuerpos, Calcio, Hemograma, Vitamina B12 & Folato, Vitamina D

¿Qué es lo que se analiza?
La enfermedad celíaca es un trastorno autoinmune caracterizado por una respuesta inmune inadecuada al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo y a otras proteínas de la dieta halladas en alimentos como la cebada y el centeno. Las pruebas para la enfermedad celíaca consisten en un grupo de ensayos desarrollados para facilitar el diagnóstico y la monitorización de la enfermedad celíaca y otros trastornos de sensibilidad al gluten. Estas pruebas detectan autoanticuerpos que el organismo produce como parte de una respuesta inmune. Tradicionalmente, la única manera de diagnosticar la enfermedad celíaca era haciendo una biopsia del intestino delgado. A pesar de que esta evaluación microscópica aún se sigue considerando el método de referencia para confirmar el diagnóstico, la disponibilidad de análisis de sangre menos invasivos para el cribado de la enfermedad celíaca ha reducido considerablemente el número de biopsias requeridas.

Las pruebas de la enfermedad celíaca miden la cantidad de algún tipo particular de anticuerpo en sangre. Actualmente, se dispone de pruebas que permiten medir autoanticuerpos de tipo IgA (inmunoglobulina A) y de tipo IgG (inmunoglobulina G) si bien las pruebas que miden los de tipo IgA son más específicas y son las que se utilizan principalmente. Las IgA y las IgG son dos de las cinco clases de proteínas con función de anticuerpo que el sistema inmune produce en respuesta a alguna amenaza. En las secreciones gastrointestinales, el anticuerpo principal es la IgA.

Las pruebas que miden los anticuerpos de tipo IgG pueden solicitarse en personas con déficit de IgA; esto sucede en aproximadamente entre un 2% y 3% de las personas con enfermedad celíaca, y podría ser la causa de la obtención de resultados falsamente negativos a la prueba contra la IgA.

Entre las pruebas de enfermedad celíaca más comunes se hallan:

  • Anticuerpo anti-transglutaminasa tisular (anti-tTG), de tipo IgA: la transglutaminasa tisular es un enzima responsable de la unión de ciertas proteínas. El anti-tTG de tipo IgA es la prueba más sensible y específica de enfermedad celíaca, aunque puede resultar negativa en niños menores de 3 años. En las personas con déficit de IgA, puede medirse como alternativa el anticuerpo anti-TG de tipo IgG. A pesar de que a este anticuerpo se lo conoce como tisular, su determinación se realiza en la sangre y no en el tejido.
  • Anticuerpos anti-gliadina (AGA), de tipo IgG y de tipo IgA: la gliadina es parte de la proteína del gluten que se encuentra en el trigo (proteínas similares se encuentran en la cebada, el centeno y la avena). El AGA es un autoanticuerpo dirigido contra la porción gliadina.
  • Inmunoglobulina A (IgA): la medida de la concentración total de IgA es útil para determinar si se padece un déficit de esta clase de anticuerpos, y para saber si puede ser necesario estudiar el autoanticuerpo de tipo IgG.
  • Anticuerpos frente al péptido desamidado de la gliadina (DGP), de tipo IgA: es una prueba relativamente reciente y que puede resultar positiva en personas con enfermedad celíaca con un resultado negativo a la prueba anti-tTG, incluyendo a los niños menores de 3 años.

Existen otras pruebas adicionales no tan utilizadas:

  • Anticuerpos anti-endomisio (EMA), IgA: el endomisio es una capa fina de tejido conectivo que envuelve las fibras musculares. Los anticuerpos anti-endomisio se desarrollan en respuesta a una lesión continuada de la mucosa intestinal. Prácticamente el 100% de los pacientes con enfermedad celíaca activa y el 70% de los pacientes con dermatitis herpetiforme (otra enteropatía sensible al gluten que provoca una irritación con formación de ampollas en la piel) tienen anticuerpos IgA anti-EMA. Se ha visto que los anticuerpos anti-tTG y anti-EMA miden la misma lesión tisular. La realización e interpretación de la prueba de los anticuerpos anti-EMA son más complejas que las de los anticuerpos anti-tTG.
  • Anticuerpos anti-reticulina (ARA), IgA: no es una prueba tan sensible ni específica como otros autoanticuerpos. Se encuentra en un 60% de los pacientes con enfermedad celíaca y en un 25% de los pacientes con dermatitis herpetiforme.
  • IgA anti-actina (F-actina): puede indicar un aumento de la lesión intestinal.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
El médico le indicará como proceder según si la finalidad de la prueba es la de establecer el diagnóstico de enfermedad celíaca o el de monitorizar su evolución.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.


Este artículo fue modificado por última vez 24.03.2012