Lipasa

También conocido como:
Nombre sistemático:
Pruebas relacionadas: Amilasa

¿Cómo se utiliza?
¿Cuándo se solicita?
¿Qué significa su resultado?
¿Hay algo más que debería saber?

¿Cómo se utiliza?
El análisis de lipasa en sangre se usa, a menudo junto a la amilasa, para el diagnóstico y la monitorización de pancreatitis (inflamación del páncreas) agudas o crónicas y otras enfermedades pancreáticas.
Ocasionalmente se solicita la lipasa en el diagnóstico y seguimiento de la fibrosis quística, de la enfermedad celíaca y de la enfermedad de Crohn.

[Volver]

¿Cuándo se solicita?
La lipasa se puede solicitar cuando existen síntomas de una alteración pancreática como dolor abdominal severo, fiebre, pérdida de apetito o náuseas. También puede solicitarse cuando el médico pretende monitorizar un paciente con algún trastorno pancreático con la finalidad de evaluar la eficacia del tratamiento, y para determinar si los niveles de lipasa están aumentando o disminuyendo.

[Volver]

¿Qué significa su resultado?
NOTA: No es posible indicar un intervalo de referencia estándar para este análisis. Dado que los valores de referencia dependen de muchos factores, incluyendo la edad del paciente, el sexo, las características de la población y el método utilizado, los resultados numéricos de los análisis tienen diferentes interpretaciones en distintos laboratorios. El informe de su laboratorio debe incluir el intervalo de referencia específico para sus análisis. Lab Tests Online recomienda encarecidamente que usted comente los resultados obtenidos con su médico. Para más información concerniente a los intervalos de referencia, lea por favor Intervalos de Referencia y su Significado.  

En la pancreatitis aguda, los niveles de lipasa suelen estar muy aumentados, a menudo 5 a 10 veces más altos que el valor superior de referencia (o límite superior de la normalidad). En las pancreatitis agudas, las concentraciones de lipasa aumentan en el transcurso de las primeras 24 a 48 horas después del ataque pancreático agudo y pueden permanecer elevadas durante 5 ó 7 días. Las concentraciones también pueden estar elevadas en situaciones que cursen con obstrucción del conducto pancreático, en el cáncer pancreático y en otros trastornos pancreáticos.
Pueden existir aumentos moderados de los niveles de lipasa en otras situaciones, como en la enfermedad renal (debido a que cuesta eliminar la lipasa de la sangre), en inflamaciones de las glándulas salivales, en obstrucciones intestinales o en úlceras pépticas, si bien no es tan habitual solicitar la lipasa en la monitorización de estas condiciones.
Como los valores de referencia para la lipasa varían entre los distintos laboratorios (en función del método empleado), no existe un valor universalmente considerado como normal o alto.

[Volver]

¿Hay algo más que debería saber?
En la pancreatitis aguda, la lipasa suele aumentar y, además, de forma paralela a la amilasa. Sin embargo, los niveles de amilasa tienden a presentar los aumentos y las disminuciones de manera más precoz que los de la lipasa. Entre los fármacos que pueden ocasionar un aumento de las concentraciones de lipasa se incluyen la codeína, la indometacina y la morfina.

[Volver]


Este artículo fue modificado por última vez 13.06.2011