Virus Respiratorio Sincitial

También conocido como:
Nombre sistemático: Virus Respiratorio Sincitial
Pruebas relacionadas: Faringoamigdalitis, Virus de la gripe

¿Qué es lo que se analiza?
La prueba del virus respiratorio sincitial (VRS) se utiliza para detectar la presencia de este virus en secreciones nasales. La infección por el VRS es una infección respiratora frecuente que tiende a presentar un carácter estacional causando epidemias en niños pequeños, adultos de edad avanzada e individuos con el sistema inmunitario debilitado. Los brotes aparecen característicamente en Noviembre o Diciembre y desaparecen a principios de primavera. En estos grupos de elevado riesgo, el VRS puede causar neumonía y bronquiolitis (inflamación en los bronquiolos, las vías aéreas más pequeñas del tracto respiratorio superior).

Según los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), el virus respiratorio sincitial constituye la principal causa de neumonía y bronquiolitis en menores de un año de edad. Se estima que a los dos años de edad, todos los niños han estado infectados por el virus, si bien menos de un 2% de ellos ha requerido una hospitalización. Entre los síntomas se incluyen tos, dificultad al respirar y fiebre elevada.

La infección por el virus respiratorio sincitial también puede representar una causa importante de enfermedad en ancianos y en personas con alteraciones del sistema inmunitario. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que a nivel mundial se dan unos 64 millones de infecciones por VRS al año y aproximadamente unas 160.000 muertes debidas a dicha infección.

La prueba del VRS detecta virus que están siendo liberados en las secreciones respiratorias o nasales de una persona infectada. Como normalmente se liberan cantidades detectables del virus sólo durante los primeros días de la infección, la mayoría de pruebas deben realizarse durante este período de tiempo. Existen distintos métodos para determinar el virus, pero la prueba rápida de detección del antígeno del VRS es, con diferencia, la más popular. Las pruebas rápidas de detección del antígeno del VRS suelen solicitarse en la misma consulta médica o en unidades de urgencias; los resultados suelen estar disponibles en pocas horas.

Ocasionalmente, el médico solicitará un cultivo vírico (para que el VRS crezca) o una prueba para detectar el material genético del virus. Estas pruebas tienen la ventaja de identificar no sólo el virus sino también otros virus respiratorios que también pueden estar presentes. El principal inconveniente de estas pruebas es que no están disponibles en todos los laboratorios y que los resultados se demoran mucho más que en el caso de la prueba rápida del VRS. Esto hace que en la práctica clínica diaria sean pruebas menos útiles para la evaluación de un individuo en particular, aunque pueden ser de utilidad para documentar que el VRS u otros virus como el de la gripe, han llegado a una comunidad y para identificar posibles brotes en poblaciones específicas, como en asilos de ancianos, escuelas, o determinados barrios.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
La técnica de obtención de la muestra es crítica en la prueba del VRS. La mejor y la más utilizada es la que supone la obtención de una muestra de aspirado o lavado nasal. Se utiliza una jeringa para introdicur una pequeña cantidad de solución salina estéril en el interior de la nariz, a continuación se aplica una succión suave (para el aspirado)  o se recoge el líquido resultante en un recipiente (para el lavado).

En algunas ocasiones se utiliza un escobillón nasofaríngeo, aunque no es el método ideal debida a la poca cantidad de virus que se consigue con esta muestra. Para la realización de esta técnica es necesario que el individuo mantenga la cabeza inclinada hacia atrás, introduciendo suavemente un escobillón de Dacron en uno de los orificios nasales hasta obtener resistencia (aproximadamente 1 o 2 pulgadas), entonces se gira varias veces y se retira. Aunque no es un procedimiento doloroso, puede provocar sensación de cosquilleo y provocar un suave lagrimeo de ojos.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.


Este artículo fue modificado por última vez 29.09.2013