Líquido amniótico, análisis

También conocido como: Amniocentesis, amnio, cultivo de líquido amniótico, células en líquido amniótico, pruebas de madurez pulmonar fetal
Nombre sistemático: Líquido amniótico, análisis
Pruebas relacionadas: Bilirrubina, Cribado del primer trimestre del embarazo, Cribado del segundo trimestre del embarazo, Estudio cromosómico (cariotipo), Fibronectina Fetal, Tipaje sanguíneo

¿Por qué hacer el análisis?
Para detectar y diagnosticar algunos trastornos congénitos y enfermedades genéticas y alteraciones cromosómicas en el feto, especialmente si el resultado del cribado prenatal en sangre materna es anómalo; para evaluar la madurez pulmonar fetal cuando existe un riesgo de parto prematuro; a veces, para diagnosticar infecciones fetales y ocasionalmente para diagnosticar y monitorizar una enfermedad hemolítica fetal.

¿Cuándo hacer el análisis?
Si la finalidad es la detección de enfermedades genéticas, alteraciones cromosómicas en el feto y defectos del tubo neural, entre las semanas 15 y 20 de la gestación; si se trata de evaluar la madurez pulmonar fetal, después de la semana 32; regularmente, cada 14 días, si se sospecha que una embarazada tiene alguna incompatibilidad de tipo Rh o de otro tipo con el feto; o cuando se sospecha que el feto sufre una infección o alguna otra enfermedad.

¿Qué muestra se requiere?
La determinación se realiza a partir de una muestra de líquido amniótico, por un procedimiento conocido como amniocentesis.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?
En función del momento de la gestación, puede ser necesario que la vejiga urinaria esté llena o vacía, previamente a la amniocentesis; se deben seguir estrictamente las instrucciones proporcionadas por el médico.


Este artículo fue modificado por última vez 17.05.2015