Recuento de reticulocitos

También conocido como: Índice de reticulocitos, reticulocitos corregidos
Nombre sistemático: Recuento de reticulocitos
Pruebas relacionadas: Eritropoyetina, Extensión de sangre, G6PDH, Haptoglobina, Hematocrito, Hemoglobina, Hemograma, Médula ósea, Recuento de hematíes, Vitamina B12 & Folato

¿Cómo se utiliza?
¿Cuándo se solicita?

¿Qué significa el resultado?

¿Hay algo más que debería saber?

¿Cómo se utiliza?

El recuento de reticulocitos puede ser útil:

  • Para conocer la causa de alteraciones en los resultados del hemograma, del recuento de hematíes, de hemoglobina o hematocrito
  • Para determinar si la médula ósea funciona adecuadamente y responde correctamente a las necesidades del organismo (en lo que atañe a los hematíes)
  • Para detectar anemias y distinguir entre distintos tipos de anemia
  • Para monitorizar la respuesta a tratamientos como por ejemplo, de la anemia por déficit de hierro
  • Para monitorizar la función de la médula ósea después de quimioterapia
  • Para monitorizar la función de la médula ósea después de un trasplante de médula ósea

El recuento de reticulocitos puede realizarse manualmente con una extensión de sangre, tiñéndola y evaluándola al microscopio. El número de reticulocitos se compara con el número de hematíes y se informa como porcentaje de reticulocitos:

Reticulocitos (%) = [Número de Reticulocitos / Número de Glóbulos Rojos] X 100

No obstante, lo más frecuente es que el recuento de reticulocitos se realice de manera automatizada a la vez que el hemograma, que entre otros parámetros incluye el recuento de hematíes, hemoglobina y hematocrito. Se puede informar el número de reticulocitos o el porcentaje de reticulocitos.

Para evaluar alteraciones de la producción de hematíes pueden emplearse otras pruebas como:

A veces puede ser necesario añadir un aspirado y/o una biopsia de la médula ósea. A pesar de que se trata de un procedimiento invasivo, puede proporcionar al médico información valuosa.

[Volver]

¿Cuándo se solicita?
El recuento de reticulocitos suele solicitarse cuando:

  • En el hemograma se detecta un descenso del recuento de hematíes y/o de hemoglobina y hematocrito
  • El médico quiere evaluar la función de la médula ósea
  • Existen signos y síntomas de anemia o de sangrado crónico, como palidez, falta de energía, fatiga, debilidad, dificultad para respirar y/o sangre en heces
  • Se ha diagnosticado algún trastorno en la producción de hematíes que se está tratando, como anemia por déficit de hierro, deficiencias de vitamina B12 y folato, enfermedad renal (puede afectar a la producción de eritropoyetina)
  • Se ha realizado quimioterapia o radioterapia
  • Se ha realizado un trasplante de médula ósea
  • Ocasionalmente, en individuos con aumento del recuento de hematíes y aumento de la hemoglobina y del hematocrito, para determinar la tasa de sobreproducción de hematíes por la médula ósea

[Volver]

¿Qué significa el resultado?
NOTA: No es posible indicar un intervalo de referencia estándar para este análisis. Dado que los valores de referencia dependen de muchos factores, incluyendo la edad del paciente, el sexo, las características de la población y el método utilizado, los resultados numéricos de los análisis tienen diferentes interpretaciones en distintos laboratorios. El informe de su laboratorio debe incluir el intervalo de referencia específico para sus análisis. Lab Tests Online recomienda encarecidamente que usted comente los resultados obtenidos con su médico. Para más información concerniente a los intervalos de referencia, lea por favor Intervalos de Referencia y su Significado.

Los resultados deben interpretarse considerando también resultados de otras pruebas como recuento de hematíes, hemoglobina, hematocrito o hemograma. Normalmente, el recuento de reticulocitos (número absoluto o porcentaje) es un reflejo de la actividad reciente de la médula ósea. Los resultados indican si la médula responde adecuadamente o no al incremento de la demanda de hematíes, o si existe una sobreproducción de hematíes en la médula ósea.

En una persona sana, el porcentaje de reticulocitos se mantiene estable y oscila entre 0.5% y 2.0%, o 30000-130000 por microlitro de sangre.

Cuando existe una anemia (por ejemplo, disminución del recuento de hematíes, de hemoglobina o del hematocrito) y la médula ósea responde de manera adecuada al aumento de la demanda de hematíes, la médula ósea produce una mayor cantidad de hematíes y los libera precozmente hacia la circulación aunque no hayan completado el proceso de maduración, aumentando así el número de reticulocitos en sangre.

La coexistencia de un aumento del recuento de reticulocitos y de una anemia puede indicar:

  • Sangrados: si un individuo sangra (hemorragias) el número de reticulocitos aumentará al cabo de unos días para compensar la pérdida de hematíes. Si una persona tiene pérdidas crónicas de sangre, el número de reticulocitos quedará aumentado de forma permanente, ya que la médula está tratando de mantener la demanda constante de glóbulos rojos (aunque este aumento puede ser insuficiente)
  • Anemias hemolíticas: la anemia viene dada por un aumento de la destrucción de los hematíes. Como mecanismo compensador, la médula ósea aumenta la producción de hematíes y aumenta así el recuento de reticulocitos
  • Enfermedad hemolítica del recién nacido: existe un aumento de la destrucción de los hematíes, de manera similar a lo que se ha expuesto en el caso de las anemias hemolíticas

Si existe anemia y la médula ósea es incapaz de mantener un aumento de la demanda de hematíes o si la médula no funciona correctamente, el número de reticulocitos será normal o ligeramente elevado, si bien puede ir disminuyendo si la producción es inadecuada. Si en una anemia el número de reticulocitos no se encuentra elevado, probablemente exista algún grado de disfunción o insuficiencia de la médula ósea, afectación tumoral y/o deficiencia de algunos nutrientes (hierro, vitamna B12, folato) o de eritropoyetina.

Se puede observar un bajo recuento de reticulocitos junto con anemia en:

  • Anemia por déficit de hierro
  • Anemia perniciosa o por déficit de folato
  • Anemia aplásica
  • Radioterapia
  • Insuficiencia de la médula ósea por infecciones o cáncer
  • Enfermedad renal grave; puede provocar disminución de los niveles de eritropoyetina

En individuos con anemia el porcentaje de reticulocitos puede parecer alto en comparación con el número total de hematíes. Para establecer una evaluación más exacta de la función de la médula ósea, se calcula lo que se conoce como recuento corregido de reticulocitos o índice de reticulocitos (IR). El IR se calcula comparando el hematocrito del individuo en estudio con el de una persona sana. Pueden también realizarse otros cálculos como el índice de producción de reticulocitos (IPR) y la fracción de reticulocitos inmaduros (FRI). Si desea más información, refiérase a Preguntas comunes.

El recuento de reticulocitos indica qué es lo que puede estar sucediendo, pero no es un parámetro diagnóstico de ninguna enfermedad concreta. Es un signo de que hay que seguir haciendo pruebas y en algunos casos puede ser una herramienta necesaria para monitorizar tratamientos.

Un aumento del número de reticulocitos después de una quimioterapia, de un transplante de médula ósea o de un tratamiento para combatir deficiencias de hierro, de vitamina B12 o de folato, es indicativo de que la producción de hematíes por parte de la médula ósea está empezando a recuperarse.

Cuando se sabe que una persona no presenta anemia o cuando existe un aumento del recuento de hematíes (policitemia), el recuento de reticulocitos puede indicar la presencia de una sobreproducción de hematíes. Este fenómeno puede observarse en:

  • Policitemia vera
  • Tumores productores de eritropoyetina

[Volver]

¿Hay algo más que debería saber?
Las personas que viven a grandes altitudes pueden experimentar un incremento en el recuento de reticulocitos ya que el organismo se adapta al bajo contenido de oxígeno de la zona. Los fumadores también pueden tener aumentados los recuentos de hematíes y de reticulocitos.

El recuento de reticulocitos puede aumentar durante el embarazo. Los recién nacidos también tienen un porcentaje más elevado de reticulocitos pero este número disminuye a las pocas semanas de vida, cuando se alcanzan ya valores normales.

Tradicionalmente, el recuento de reticulocitos se ha efectuado de manera manual observando las extensiones de sangre al microscopio y contando el número de reticulocitos en un número determinado de campos. El método manual puede seguir usándose, aunque actualmente ha sido reemplazado por métodos automatizados que permiten el recuento de un mayor número de células, incrementando así la exactitud del recuento de reticulocitos.

[Volver]


Este artículo fue modificado por última vez 01.06.2013