Vitamina A

También conocido como: Retinol
Nombre sistemático: Retinol
Pruebas relacionadas: Hemograma, Metabolismo férrico, Vitamina B12 & Folato, Vitamina D

¿Qué es lo que se analiza?
Esta prueba mide la cantidad de retinol en sangre; el retinol es la principal forma de vitamina A en animales. La vitamina A es un nutriente esencial para una correcta visión, el crecimiento e integridad de la piel, la formación ósea, la función inmunológica, y el desarrollo embrionario. Es necesaria para la formación de fotoreceptores en los ojos y para mantener el revestimiento de la superficie de los ojos y otras membranas mucosas. Déficits de vitamina A pueden afectar la visión nocturna, causar daños visuales, y en casos graves, conducir a ceguera. Un exceso agudo o crónico de vitamina A puede ser tóxico, causando síntomas varios, y en algunas ocasiones defectos de nacimiento.

El organismo no tiene la capacidad de sintetizar vitamina A, por lo que las concentraciones en el organismo dependen de fuentes dietéticas. Las fuentes animales aportan vitamina A (en forma de retinol), mientras que los vegetales y la fruta aportan caroteno (una sustancia que puede convertirse en vitamina A en el hígado). La vitamina A se almacena en el hígado y en tejidos grasos (puesto que es una vitamina liposoluble), y los adultos sanos pueden llegar a disponer de una cantidad almacenada equivalente a las necesidades equivalentes anuales. El organismo mantiene una concentración en sangre relativamente estable gracias a un mecanismo de retroalimentación o feedback que libera la vitamina A almacenada a medida que se necesita, al mismo tiempo que aumenta o disminuye la eficiencia de su absorción a partir de las fuentes dietéticas en función de las necesidades.

El déficit de vitamina A es muy poco frecuente en países desarrollados, pero constituye un problema de salud importante en muchos países en vías de desarrollo, donde los alimentos son limitados para un gran número de personas. Uno de los primeros signos asociados al déficit de vitamina A es la ceguera nocturna. En una revisión de la prevalencia global de déficit de vitamina A en poblaciones en riesgo realizada entre 1995 y 2005, la Organización Mundial de la Salud estimó que la ceguera nocturna afectaba alrededor de 5 millones de niños en edad pre-escolar, y alrededor de 10 millones de mujeres embarazadas. Además, se estimó que alrededor de otros 190 millones de niños en edad pre-escolar y 19 millones de mujeres embarazadas estaban en riesgo de un déficit de vitamina A, presentando concentraciones bajas de retinol, reflejo de un aporte de vitamina A insuficiente.

En España, los déficits de vitamina A principalmente se observan en casos de malnutrición, en desórdenes de la absorción como la enfermedad celíaca, la fibrosis quística, o la pancreatitis crónica, así como en ancianos, alcohólicos y en casos de enfermedad hepática.

La toxicidad por vitamina A generalmente se produce por el uso excesivo de suplementos vitamínicos. Sin embargo, en algunas ocasiones puede producirse cuando la dieta incluye una alta proporción de alimentos ricos en vitamina A, como el hígado.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. El retinol y la vitamina A son fotosensibles, por lo que la muestra debe protegerse de la luz inmediatamente después de la obtención para prevenir concentraciones falsamente bajas.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Es necesario realizar un ayuno previo, y no debe tomarse alcohol durante las 24 horas anteriores al análisis. El consumo de alcohol previo al análisis puede conducir a concentraciones falsamente elevadas.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.


Este artículo fue modificado por última vez 21.11.2016